Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Deportes en Agricultura

Con Milton Millas

14:00 a 15:00 hrs.

Falsa curandera del cáncer y el sida cayó “En su propia trampa”

en su propia
22 septiembre, 2014

En el capítulo de este lunes, la supuesta sanadora decía curar los males de la gente recetando miel o baños en el mar.

El capítulo de este lunes de “En su propia trampa” tuvo como protagonista a la señora Laura, una falsa curandera que decía sanar los males del cáncer, sida, problemas sexuales, magia negra, etcétera.

Lo más curioso de esta falsa sanadora era que les recetaba a todas sus pacientes cucharadas de té, miel y fríos baños en el mar.

Por las sencillas recetas, las consultas y los tratamientos, la falsa curandera cobraba entre 20 mil y 70 mil pesos.

Al término del programa el “Tío Emilio” junto a María Carolina del Real, joven portadora del VIH, encararon a la señora Laura para asumir sus engaños y jurar que nunca más lo volvería a hacer.

 

Video Destacado

Categoría: Entretención
Tags:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Falsa curandera del cáncer y el sida cayó “En su propia trampa”

En el capítulo de este lunes, la supuesta sanadora decía curar los males de la gente recetando miel o baños en el mar.

El capítulo de este lunes de “En su propia trampa” tuvo como protagonista a la señora Laura, una falsa curandera que decía sanar los males del cáncer, sida, problemas sexuales, magia negra, etcétera.

Lo más curioso de esta falsa sanadora era que les recetaba a todas sus pacientes cucharadas de té, miel y fríos baños en el mar.

Por las sencillas recetas, las consultas y los tratamientos, la falsa curandera cobraba entre 20 mil y 70 mil pesos.

Al término del programa el “Tío Emilio” junto a María Carolina del Real, joven portadora del VIH, encararon a la señora Laura para asumir sus engaños y jurar que nunca más lo volvería a hacer.