Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Deportes en Agricultura

Con Milton Millas

00:00 a 01:00 hrs.

¡Es real! Revisa la escalofriante historia del “Viejo del Saco”

viejo del saco
26 septiembre, 2014

Según la historia, el sujeto sufría de una terrible tuberculosis. Al visitar a un curandero éste le recetó una macabra y sangrienta solución que daría pie para aquella conocida frase que cuando fuimos niños nos atemorizaba: “Te va a llevar el viejo del saco”.

 
Probablemente a muchos nos traumatizó cuando niños la frase “Te va a llevar el Viejo del Caso”, sin embargo, la mayoría de la gente desconoce de dónde provienen estas líneas.

 
Todo ocurrió en 1910, en Gádor, un pueblito de España. Allí vivía Francisco Ortega, más conocido como el “Moruno” o Viejo del Saco.
El hombre padecía una terrible tuberculosis que acongojaba la existencia del anciano. Es en esa desesperación que decide visitar a un curandero, el que le receta un sangriento “remedio”.

 
El conocido “Viejo del Saco” debía extirparle las tripas a un niño recién asesinado y ponérselas en el pecho. Además, debía beber su tibia sangre sin dudarlo.

 
Fue así como “El Moruno” y su familia comenzaron la búsqueda de aquel niño que sanara para siempre la tuberculosis anciano.

 
Bernardo González (7) sería el nombre de la pequeña víctima que Ortega y su familia encontraron para curar la enfermedad. Tras llevárselo, mintiéndole con que lo llevaría donde unos parientes, el niño comenzó a inquietarse, lo que conllevó a que “El Moruno” lo metiera dentro de un saco y lo llevara hasta un lugar alejado de la civilización.

 
En el sitio escogido, Fernando Ortega sacó una navaja y procedió a abrirle el pecho a Bernardo, sacándole las tripas y siguiendo al pie de la letra las indicaciones del curandero.

 
No tranquilo con eso, Ortega y su familia desfiguraron el rostro del infante golpeándolo en reiteradas ocasiones con una roca.

 
Sin embargo, dicen por ahí, no hay crimen perfecto: Obviamente “El Moruno” no se curó de su tuberculosis y la policía logro dar con su paradero y el de su familia. Algunos murieron en la cárcel, mientras que otros fueron ejecutados.

Video Destacado

Categoría: Entretención
Tags:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Es real! Revisa la escalofriante historia del “Viejo del Saco”

Según la historia, el sujeto sufría de una terrible tuberculosis. Al visitar a un curandero éste le recetó una macabra y sangrienta solución que daría pie para aquella conocida frase que cuando fuimos niños nos atemorizaba: “Te va a llevar el viejo del saco”.

 
Probablemente a muchos nos traumatizó cuando niños la frase “Te va a llevar el Viejo del Caso”, sin embargo, la mayoría de la gente desconoce de dónde provienen estas líneas.

 
Todo ocurrió en 1910, en Gádor, un pueblito de España. Allí vivía Francisco Ortega, más conocido como el “Moruno” o Viejo del Saco.
El hombre padecía una terrible tuberculosis que acongojaba la existencia del anciano. Es en esa desesperación que decide visitar a un curandero, el que le receta un sangriento “remedio”.

 
El conocido “Viejo del Saco” debía extirparle las tripas a un niño recién asesinado y ponérselas en el pecho. Además, debía beber su tibia sangre sin dudarlo.

 
Fue así como “El Moruno” y su familia comenzaron la búsqueda de aquel niño que sanara para siempre la tuberculosis anciano.

 
Bernardo González (7) sería el nombre de la pequeña víctima que Ortega y su familia encontraron para curar la enfermedad. Tras llevárselo, mintiéndole con que lo llevaría donde unos parientes, el niño comenzó a inquietarse, lo que conllevó a que “El Moruno” lo metiera dentro de un saco y lo llevara hasta un lugar alejado de la civilización.

 
En el sitio escogido, Fernando Ortega sacó una navaja y procedió a abrirle el pecho a Bernardo, sacándole las tripas y siguiendo al pie de la letra las indicaciones del curandero.

 
No tranquilo con eso, Ortega y su familia desfiguraron el rostro del infante golpeándolo en reiteradas ocasiones con una roca.

 
Sin embargo, dicen por ahí, no hay crimen perfecto: Obviamente “El Moruno” no se curó de su tuberculosis y la policía logro dar con su paradero y el de su familia. Algunos murieron en la cárcel, mientras que otros fueron ejecutados.