Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Colegio de Kinesiólogos critica una falta de gestión en el presupuesto de Salud 2015

kine-agricultura
8 noviembre, 2014

Afirman que se “debe invertir en prevención”, en una normativa nacional para sus funciones y lo importante que sería contar con una adecuada planificación de servicios y recursos.

 

El Colegio de Kinesiólogos, encabezado por su director nacional Eduardo Tognarelli, se encuentra esperanzado, aunque con ciertas dudas con respecto a la gestión en el presupuesto de Salud para el año 2015, cuya partida ya fue presentada ante el Congreso y contempla un incremento de un 11,8% de los recursos, lo que equivale a más de 640 mil millones de pesos, y donde Fonasa busca  rediseñar el plan de salud, aumentar la cobertura GES, cambios al seguro público, potenciar la atención primaria, programas sanitarios y de infraestructura.

 

Sin embargo, y pese a la esperanza que tienen, el Colegio de Kinesiólogos tiene ciertas dudas ya que en más de una ocasión y pese a presentar propuestas propuestas para enfrentar los grandes desafíos sanitarios del país, no han tenido resultados positivos.

 

“Me parece muy importante que se contemple una inyección de recursos para satisfacer las necesidades de la alicaída salud pública, ya que estamos convencidos que se debe invertir en prevención. Planes reales de actividad física y rehabilitación de personas portadoras de enfermedades crónicas no transmisibles como lo son la hipertensión arterial o la diabetes, así como también los factores de riesgo de desarrollar estas enfermedades, o los temidos accidentes cardiovasculares, como el sedentarismo y la obesidad, que requieren de una intervención nacional en todos los niveles de salud que sólo el Estado puede gestionar”, manifestó Tognarelli.

 

El facultativo también agregó que “la falta de leyes, reglamentos o normas técnicas hacen que muchas de las actividades clínicas que hoy se realizan no tengan el respaldo legal. Hay mucha letra chica que impide un normal beneficio a la ciudadanía. Por ejemplo, hemos implementamos terapia física y respiratoria a los pacientes más graves del sistema de salud y contribuimos en la aplicación de instrumentos de soporte ventilatorio avanzado entre otras actividades complejas, lo que no está reflejado en una normativa nacional que regule estas actividades”.

 

Y enfatiza en algo que es mucho más grave aún. “En muchos lugares por falta de este respaldo legal las clínicas y hospitales prefieren prescindir de estos servicios lo que afecta negativamente a estas instituciones y muy especialmente a los pacientes, quienes no reciben una atención oportuna y de calidad”.

 

También solicitan mayores estándares en su profesión, ya que “no es lógico que un kinesiólogo trabaje en extensas jornadas sin considerar la complejidad y la calidad de sus servicios, o que un centro hospitalario carezca de estos servicios argumentando falta de recursos”.

 

Por último, el profesional añadió que “existe evidencia internacional que demuestra que teniendo servicios permanentes y de calidad de kinesiólogos en UCI disminuye la mortalidad de sus pacientes, su tiempo de estadía en éstas y mejora la calidad de vida en forma permanente tras el alta. Contar con una adecuada planificación de los servicios de kinesiología y de recursos en el sector público y privado puede tener un gran impacto al reducir la necesidad de servicios médicos de mayor complejidad y de altos costos”.

Video Destacado

Categoría: Noticias
Tags:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colegio de Kinesiólogos critica una falta de gestión en el presupuesto de Salud 2015

Afirman que se “debe invertir en prevención”, en una normativa nacional para sus funciones y lo importante que sería contar con una adecuada planificación de servicios y recursos.

 

El Colegio de Kinesiólogos, encabezado por su director nacional Eduardo Tognarelli, se encuentra esperanzado, aunque con ciertas dudas con respecto a la gestión en el presupuesto de Salud para el año 2015, cuya partida ya fue presentada ante el Congreso y contempla un incremento de un 11,8% de los recursos, lo que equivale a más de 640 mil millones de pesos, y donde Fonasa busca  rediseñar el plan de salud, aumentar la cobertura GES, cambios al seguro público, potenciar la atención primaria, programas sanitarios y de infraestructura.

 

Sin embargo, y pese a la esperanza que tienen, el Colegio de Kinesiólogos tiene ciertas dudas ya que en más de una ocasión y pese a presentar propuestas propuestas para enfrentar los grandes desafíos sanitarios del país, no han tenido resultados positivos.

 

“Me parece muy importante que se contemple una inyección de recursos para satisfacer las necesidades de la alicaída salud pública, ya que estamos convencidos que se debe invertir en prevención. Planes reales de actividad física y rehabilitación de personas portadoras de enfermedades crónicas no transmisibles como lo son la hipertensión arterial o la diabetes, así como también los factores de riesgo de desarrollar estas enfermedades, o los temidos accidentes cardiovasculares, como el sedentarismo y la obesidad, que requieren de una intervención nacional en todos los niveles de salud que sólo el Estado puede gestionar”, manifestó Tognarelli.

 

El facultativo también agregó que “la falta de leyes, reglamentos o normas técnicas hacen que muchas de las actividades clínicas que hoy se realizan no tengan el respaldo legal. Hay mucha letra chica que impide un normal beneficio a la ciudadanía. Por ejemplo, hemos implementamos terapia física y respiratoria a los pacientes más graves del sistema de salud y contribuimos en la aplicación de instrumentos de soporte ventilatorio avanzado entre otras actividades complejas, lo que no está reflejado en una normativa nacional que regule estas actividades”.

 

Y enfatiza en algo que es mucho más grave aún. “En muchos lugares por falta de este respaldo legal las clínicas y hospitales prefieren prescindir de estos servicios lo que afecta negativamente a estas instituciones y muy especialmente a los pacientes, quienes no reciben una atención oportuna y de calidad”.

 

También solicitan mayores estándares en su profesión, ya que “no es lógico que un kinesiólogo trabaje en extensas jornadas sin considerar la complejidad y la calidad de sus servicios, o que un centro hospitalario carezca de estos servicios argumentando falta de recursos”.

 

Por último, el profesional añadió que “existe evidencia internacional que demuestra que teniendo servicios permanentes y de calidad de kinesiólogos en UCI disminuye la mortalidad de sus pacientes, su tiempo de estadía en éstas y mejora la calidad de vida en forma permanente tras el alta. Contar con una adecuada planificación de los servicios de kinesiología y de recursos en el sector público y privado puede tener un gran impacto al reducir la necesidad de servicios médicos de mayor complejidad y de altos costos”.