Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Los Años Dorados

Con Patricia Pupkin

21:00 a 21:30 hrs.

Esta fue la carta que John O’Reilly envió a los apoderados del Colegio Cumbres

john
18 noviembre, 2014

En dicha misiva, el cura enfatiza en que “jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente”.

 

El sacardote John O’Reilly envió una carta a los apoderados del Colegio Cumbres, manifestando que “soy total y completamente inocente”. Esto luego de que la justicia lo declarara culpable de abuso sexual a una menor de dicho establecimiento.

 

En dicha misiva, el cura enfatiza en que “jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente”.

 

A su vez, reflexiona que “lamentablemente he llegado a la conclusión que la justicia civil no existe”.

 

A continuación te dejamos la carta completa:

 

«Queridos amigos:

 

A través de este mensaje, quisiera agradecerles todo su apoyo, cariño y oración durante estos 29 meses de injusto proceso que se ha llevado en mi contra. Como lo dije desde el principio, soy inocente. Soy total y completamente inocente del caso que se me acusa. Jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente.

 

Lamentablemente he llegado a la conclusión que la justicia civil no existe. En mi caso, desde un principio hubo un prejuicio y no se escuchó a la gran cantidad de testigos que trataron de imponer la verdad, ni se reconoció la imposibilidad del lugar donde dicen las hermanas que las cosas pasaron.

 

Estas últimas semanas, he estado muy unido en oración a Nuestro Señor Jesucristo, a mi Superior en la Congregación, a mi abogado Luis Hermosilla y a su equipo, y a un grupo de personas que generosamente me ha asesorado, para que sea yo, quien tome la mejor decisión para mi alma, para los Legionarios de Cristo y para la Iglesia.

 

En este contexto, he decidido no ir de nulidad y acatar la sentencia que injusta y arbitrariamente, se me ha impuesto. El principal motivo es que presentar una nulidad que, sin duda ganaríamos, me conduciría a un nuevo juicio en el que no tengo ninguna garantía de debido proceso. Ese nuevo juicio no me otorga ningún Recurso Procesal para defenderme de un resultado injusto.

 

Por esta razón, el día de hoy, hemos presentado, en conjunto con la familia Herane, un escrito renunciando a los plazos, con lo cual se pone término a este juicio.

 

Foto: Agencia Uno.

Video Destacado

Categoría: Noticias
Tags:

Comentarios

Una respuesta a “Esta fue la carta que John O’Reilly envió a los apoderados del Colegio Cumbres”

  1. Ignacio Gonzalez dice:

    O’Reilly me recuerda a Fernando Karadima, que también era inocente, que se encomendaba a Dios, etc. (incluso respaldado por el silencio de cuatro o cinco obispos “karadimianos” que guardaron silencio). O’Reilly es, por sentencia judicial, un sacerdote que abusó de una niñita. Son hipócritas y temerarias las defensas que hacen de este sacerdote los Legionarios de Cristo y el colegio donde se desempeñaba. Como estamos hablando de creyentes, habría que recordarles el concepto de “escándalo” que pueden provocar ciertas actitudes o dichos de autoridades o destacados miembros de la feligresía.
    Ignacio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta fue la carta que John O’Reilly envió a los apoderados del Colegio Cumbres

En dicha misiva, el cura enfatiza en que “jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente”.

 

El sacardote John O’Reilly envió una carta a los apoderados del Colegio Cumbres, manifestando que “soy total y completamente inocente”. Esto luego de que la justicia lo declarara culpable de abuso sexual a una menor de dicho establecimiento.

 

En dicha misiva, el cura enfatiza en que “jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente”.

 

A su vez, reflexiona que “lamentablemente he llegado a la conclusión que la justicia civil no existe”.

 

A continuación te dejamos la carta completa:

 

«Queridos amigos:

 

A través de este mensaje, quisiera agradecerles todo su apoyo, cariño y oración durante estos 29 meses de injusto proceso que se ha llevado en mi contra. Como lo dije desde el principio, soy inocente. Soy total y completamente inocente del caso que se me acusa. Jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente.

 

Lamentablemente he llegado a la conclusión que la justicia civil no existe. En mi caso, desde un principio hubo un prejuicio y no se escuchó a la gran cantidad de testigos que trataron de imponer la verdad, ni se reconoció la imposibilidad del lugar donde dicen las hermanas que las cosas pasaron.

 

Estas últimas semanas, he estado muy unido en oración a Nuestro Señor Jesucristo, a mi Superior en la Congregación, a mi abogado Luis Hermosilla y a su equipo, y a un grupo de personas que generosamente me ha asesorado, para que sea yo, quien tome la mejor decisión para mi alma, para los Legionarios de Cristo y para la Iglesia.

 

En este contexto, he decidido no ir de nulidad y acatar la sentencia que injusta y arbitrariamente, se me ha impuesto. El principal motivo es que presentar una nulidad que, sin duda ganaríamos, me conduciría a un nuevo juicio en el que no tengo ninguna garantía de debido proceso. Ese nuevo juicio no me otorga ningún Recurso Procesal para defenderme de un resultado injusto.

 

Por esta razón, el día de hoy, hemos presentado, en conjunto con la familia Herane, un escrito renunciando a los plazos, con lo cual se pone término a este juicio.

 

Foto: Agencia Uno.