Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Lo Mejor del Día (Repetición)

Radio Agricultura

01:00 a 06:00 hrs.

Servicios de Gas y regulación tarifaria

Ernesto-Correa
26 junio, 2015

Por  Ernesto Correa, Abogado y Director ROAM de la Universidad Mayor

 

Actualmente se discute en la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados el proyecto que modifica la actual “Ley de Servicios de Gas” y en la propuesta elimina la participación del Tribunal de la Libre Competencia (TDLC), lo que merece un detallado análisis.

 

Actualmente cuando una concesionaria sobrepasa un determinado umbral de rentabilidad, el Ministerio de Energía debe consultar al Tribunal si se dan o no las condiciones de competencia en el mercado antes de determinar una regulación tarifaria. Sin embargo, el proyecto elimina la participación del TDLC, estableciendo una tarificación automática por el mero hecho de que una empresa exceda cierto nivel de rentabilidad (promedio de los últimos 3 años); es decir, se tarifica sin necesidad de consultar al Tribunal ni a ningún otro organismo sobre las condiciones decompetencia.

 

La propuesta mantiene el análisis de las condiciones de competencia sólo para efectos de poner término al régimen de fijación tarifaria, es decir, sólo se recurriría al TDLC para poner término a tal regulación y así determinar que las condiciones de competencia justificarían regresar a un régimen de libertad tarifaria.

 

Hasta el momento la regulación tarifaria es una medida excepcional, por lo que no depende únicamente de la existencia de niveles de rentabilidad, que no son necesariamente ilícitos, sino del análisis de competencia en el mercado efectuado por el TDLC. Normativa que se justifica cuando no existe competencia y su objetivo es evitar abusos de posición dominante frente a los clientes.

 

Una regulación sustentada exclusivamente en la rentabilidad, como propone el proyecto, no permitiría diferenciar entre eventuales abusos o ganancias por eficiencia. No es lo mismo obtener altas rentabilidades por monopolio, que a través de mejoras en tecnología y servicio al cliente, reducción de costos y mayor eficiencia. Así es la economía de libre mercado, por lo que no parece razonable que un régimen de tarificación se determine exclusivamente por la rentabilidad, ya que de ser así, muchas empresas con alta rentabilidad y que están en mercados competitivos, tendrían que ser tarificadas.

 

Lo más razonable es exigir al TDLC un doble análisis, el cual determine en un ambiente de neutralidad política, si resulta necesario o no que las tarifas sean fijadas. De otra manera, constituiría un hecho inédito en nuestra legislación para mercados en competencia.

Video Destacado

Categoría: Columnas
Tags:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Servicios de Gas y regulación tarifaria

Por  Ernesto Correa, Abogado y Director ROAM de la Universidad Mayor

 

Actualmente se discute en la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados el proyecto que modifica la actual “Ley de Servicios de Gas” y en la propuesta elimina la participación del Tribunal de la Libre Competencia (TDLC), lo que merece un detallado análisis.

 

Actualmente cuando una concesionaria sobrepasa un determinado umbral de rentabilidad, el Ministerio de Energía debe consultar al Tribunal si se dan o no las condiciones de competencia en el mercado antes de determinar una regulación tarifaria. Sin embargo, el proyecto elimina la participación del TDLC, estableciendo una tarificación automática por el mero hecho de que una empresa exceda cierto nivel de rentabilidad (promedio de los últimos 3 años); es decir, se tarifica sin necesidad de consultar al Tribunal ni a ningún otro organismo sobre las condiciones decompetencia.

 

La propuesta mantiene el análisis de las condiciones de competencia sólo para efectos de poner término al régimen de fijación tarifaria, es decir, sólo se recurriría al TDLC para poner término a tal regulación y así determinar que las condiciones de competencia justificarían regresar a un régimen de libertad tarifaria.

 

Hasta el momento la regulación tarifaria es una medida excepcional, por lo que no depende únicamente de la existencia de niveles de rentabilidad, que no son necesariamente ilícitos, sino del análisis de competencia en el mercado efectuado por el TDLC. Normativa que se justifica cuando no existe competencia y su objetivo es evitar abusos de posición dominante frente a los clientes.

 

Una regulación sustentada exclusivamente en la rentabilidad, como propone el proyecto, no permitiría diferenciar entre eventuales abusos o ganancias por eficiencia. No es lo mismo obtener altas rentabilidades por monopolio, que a través de mejoras en tecnología y servicio al cliente, reducción de costos y mayor eficiencia. Así es la economía de libre mercado, por lo que no parece razonable que un régimen de tarificación se determine exclusivamente por la rentabilidad, ya que de ser así, muchas empresas con alta rentabilidad y que están en mercados competitivos, tendrían que ser tarificadas.

 

Lo más razonable es exigir al TDLC un doble análisis, el cual determine en un ambiente de neutralidad política, si resulta necesario o no que las tarifas sean fijadas. De otra manera, constituiría un hecho inédito en nuestra legislación para mercados en competencia.