Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Las Cosas por su Nombre

Con Nicole Rodríguez y Fernando Villegas

10:00 a 11:00 hrs.

¿Tu hijo odia hacer tareas? Revisa las importantes habilidades que adquieren los niños con este hábito

tareas escolares agri
10 septiembre, 2015

Si bien no todos los padres están de acuerdo con las tareas escolares debido a la cantidad de horas que los niños pasan en el colegio, lo cierto es que crear el hábito de estudio en los menores trae importantes beneficios en varios aspectos.

Como padres siempre debemos estar preocupados de cómo les está yendo a nuestros hijos en el colegio. Tratar de estar al tanto sobre qué materias son sus preferidas o en cuál de ellas presenta más dificultades, es algo básico de tener en cuenta a la hora de hacer un seguimiento escolar de nuestros pequeños. Generalmente gran parte de la educación escolar se lleva a cabo en los colegios, sin embargo, hay actividades que se deben realizar en casa.

Principalmente nos referimos a las tareas, odiadas por muchos y amadas por otros. Generalmente somos los padres los que nos quejamos y opinamos que no deberían enviar tareas para la casa, ya que en el caso de nuestro país se extendió la jornada escolar con el fin de no tener que desarrollar estas actividades en el hogar y así mismo, dejar a los niños disfrutar de su tiempo libre.

Sin embargo para Valentina Alvear, editora de Editorial Caligrafix, señala que “en el ámbito escolar, sirven para practicar, repasar e integrar más los contenidos vistos y aprendidos en el colegio; aprender y aprovechar los materiales y recursos que tienen a su disposición como por ejemplo, los diccionarios, la biblioteca, internet, etc. También les permiten desarrollar destrezas para investigar por sus propios medios y estudiar más a fondo los temas tratados en el aula, y prepararse para la clase del día siguiente y no llegar en blanco”.

Por otro lado, las tareas permiten generar en los niños hábitos y una actitud positiva hacia el estudio, “sirven para desarrollar habilidades y destrezas, la imaginación y la creatividad, además promueven el desarrollo de hábitos de estudio, la organización del tiempo y actitudes como la disciplina y el compromiso. Las tareas escolares también sirven para informar a los padres sobre la educación que están recibiendo sus hijos, así como para mejorar la comunicación y la relación entre ellos”, asegura la Editora de Editorial Caligrafix.

Pero, hay que tener cuidado de que las tareas no ocupen todo su tiempo libre. En ese sentido, Valentina asegura que “una carga excesiva en los trabajos puede frustrar a los niños y causar un estrés infantil, complicando la salud de ellos, con síntomas tales como, ansiedad, dolores de cabeza, alteraciones en el sueño, dolores de estómago y fatiga general. Por esa razón resulta fundamental formar hábitos de estudio desde que el niño es pequeño, para que así la rutina de estudiar no se convierta en una lucha constante”.

Tareas escolares dependiendo de la edad

En el caso de los cursos preescolares es necesario que éstas sean lúdicas y que cada enseñanza vaya de la mano a través del juego. “En estos niveles es recomendable enviar a la casa tareas sencillas y cortas con instrucciones claras para trabajar con sus padres, otorgando el tiempo necesario para que las realicen con calma y sea una experiencia enriquecedora para el niño” recomienda la experta.

Según la especialista en Kínder y 2° básico la mayoría de los niños no debería dedicar a las tareas más de 20 minutos por día durante la semana. Para la mayoría de los alumnos que cursa entre 3° básico y 6° básico se recomienda de 20 a 40 minutos por día. Y para los estudiantes de 7° básico a IV medio, por lo general, se considera conveniente un máximo de dos horas al día, cinco días a la semana, así se evitaría que los niños se desmotiven y estresen por la presión que tienen de rendir a las expectativas impuestas.

Hay que tener en cuenta que no solo las actividades académicas tienen aspectos positivos para el niño, las actividades de esparcimiento ayudan al niño a socializar, a fortalecer lazos con sus pares y familiares, a desarrollar su creatividad y disfrutar de la alegría del juego.

Video Destacado

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tu hijo odia hacer tareas? Revisa las importantes habilidades que adquieren los niños con este hábito

Si bien no todos los padres están de acuerdo con las tareas escolares debido a la cantidad de horas que los niños pasan en el colegio, lo cierto es que crear el hábito de estudio en los menores trae importantes beneficios en varios aspectos.

Como padres siempre debemos estar preocupados de cómo les está yendo a nuestros hijos en el colegio. Tratar de estar al tanto sobre qué materias son sus preferidas o en cuál de ellas presenta más dificultades, es algo básico de tener en cuenta a la hora de hacer un seguimiento escolar de nuestros pequeños. Generalmente gran parte de la educación escolar se lleva a cabo en los colegios, sin embargo, hay actividades que se deben realizar en casa.

Principalmente nos referimos a las tareas, odiadas por muchos y amadas por otros. Generalmente somos los padres los que nos quejamos y opinamos que no deberían enviar tareas para la casa, ya que en el caso de nuestro país se extendió la jornada escolar con el fin de no tener que desarrollar estas actividades en el hogar y así mismo, dejar a los niños disfrutar de su tiempo libre.

Sin embargo para Valentina Alvear, editora de Editorial Caligrafix, señala que “en el ámbito escolar, sirven para practicar, repasar e integrar más los contenidos vistos y aprendidos en el colegio; aprender y aprovechar los materiales y recursos que tienen a su disposición como por ejemplo, los diccionarios, la biblioteca, internet, etc. También les permiten desarrollar destrezas para investigar por sus propios medios y estudiar más a fondo los temas tratados en el aula, y prepararse para la clase del día siguiente y no llegar en blanco”.

Por otro lado, las tareas permiten generar en los niños hábitos y una actitud positiva hacia el estudio, “sirven para desarrollar habilidades y destrezas, la imaginación y la creatividad, además promueven el desarrollo de hábitos de estudio, la organización del tiempo y actitudes como la disciplina y el compromiso. Las tareas escolares también sirven para informar a los padres sobre la educación que están recibiendo sus hijos, así como para mejorar la comunicación y la relación entre ellos”, asegura la Editora de Editorial Caligrafix.

Pero, hay que tener cuidado de que las tareas no ocupen todo su tiempo libre. En ese sentido, Valentina asegura que “una carga excesiva en los trabajos puede frustrar a los niños y causar un estrés infantil, complicando la salud de ellos, con síntomas tales como, ansiedad, dolores de cabeza, alteraciones en el sueño, dolores de estómago y fatiga general. Por esa razón resulta fundamental formar hábitos de estudio desde que el niño es pequeño, para que así la rutina de estudiar no se convierta en una lucha constante”.

Tareas escolares dependiendo de la edad

En el caso de los cursos preescolares es necesario que éstas sean lúdicas y que cada enseñanza vaya de la mano a través del juego. “En estos niveles es recomendable enviar a la casa tareas sencillas y cortas con instrucciones claras para trabajar con sus padres, otorgando el tiempo necesario para que las realicen con calma y sea una experiencia enriquecedora para el niño” recomienda la experta.

Según la especialista en Kínder y 2° básico la mayoría de los niños no debería dedicar a las tareas más de 20 minutos por día durante la semana. Para la mayoría de los alumnos que cursa entre 3° básico y 6° básico se recomienda de 20 a 40 minutos por día. Y para los estudiantes de 7° básico a IV medio, por lo general, se considera conveniente un máximo de dos horas al día, cinco días a la semana, así se evitaría que los niños se desmotiven y estresen por la presión que tienen de rendir a las expectativas impuestas.

Hay que tener en cuenta que no solo las actividades académicas tienen aspectos positivos para el niño, las actividades de esparcimiento ayudan al niño a socializar, a fortalecer lazos con sus pares y familiares, a desarrollar su creatividad y disfrutar de la alegría del juego.