Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Lo Mejor del Día (Repetición)

Radio Agricultura

01:00 a 06:00 hrs.

SNA proyecta recuperación económica del sector, pero advierte necesidad de mejorar clima de negocios en el país

tratores
24 septiembre, 2015

Para 2015, el gremio estima que el crecimiento silvoagropecuario estará en el rango del 4 a 4,5%, mientras que en 2016, podría alcanzar entre un 5 y 6%, aunque dicha cifra estará condicionada al comportamiento de las condiciones climáticas.

Durante la mañana de este jueves el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Patricio Crespo, expuso en el seminario “Escenario económico y proyecciones sectoriales”, organizado por la Confederación de la Producción y Comercio (CPC) y la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).

En la oportunidad, el líder de la SNA adelantó que el gremio proyecta un crecimiento silvoagropecuario de entre 4 a 4,5%, para 2015, lo que implica una recuperación del sector que podría incluso mejorar en 2016, donde se estima que alcanzaría tasas de entre 5 y 6%, aunque la cifra podría variar dependiendo de las condiciones climáticas y sus posibles efectos en el campo, de sucederse heladas o lluvias de primavera en la zona central o bien, sufrir la falta de precipitaciones en el sur, donde éstas son clave para los granos y el desarrollo de las praderas para la ganadería.

Crespo explicó que “si bien la recuperación del dólar ha sido una buena noticia para nuestro sector, hay otros factores que han determinado el resultado de los negocios, tales como  las condiciones de los mercados externos, marcados por menores precios, costos de producción, menores en el caso de combustibles y fertilizantes, pero una alza constante en los costos de la mano de obra, y por supuesto, las contingencias climáticas, donde hemos debido enfrentar una de las perores sequías en 100 años”.

Respecto del contexto internacional, el dirigente gremial detalló que los precios de las exportaciones han vivido una fuerte contracción, especialmente, en frutas frescas (11%) y en menor medida en vinos (5%). Asimismo, se han devaluado las monedas de Latinoamérica y en Asia,  que son el destino del 60% de las exportaciones de sector. Además mencionó algunos problemas en mercados relevantes, como China y Rusia.

También se refirió al descenso de los precios internacionales de productos importados que compiten con la producción local, como trigo y maíz (12 y 5% respectivamente), donde el alza del dólar y los menores costos en combustibles y fertilizantes, han defendido la competitividad de estos rubros.

Por el contrario, la permanente tendencia alcista de la mano de obra, que en los últimos 12 meses acumula un crecimiento de 8%, le ha restado competitividad a la fruticultura, tendencia que debiera frenarse a futuro.

Respecto de las condiciones climáticas, destacó la extensa sequía que ha azotado a Chile, que ha llevado a la pérdida del 50% de las hectáreas productivas de la región de Coquimbo, además de afectar la calidad de la fruta y provocar una liquidación de masa ganadera lechera en el sur del país. En lo que va del ciclo agrícola, pese a las recientes lluvias, continúa un importante déficit en la zona central, con niveles superiores al 30%, con la consecuente preocupación de los productores de estas zonas, que dependen del riego.

Patricio Crespo también se refirió a la competitividad del sector, que si bien se ha recuperado en los últimos dos años, aún está bajo el promedio que tuvo a comienzos de la década pasada, generando especial atención la fruticultura, que aún se encuentra un 32% por debajo de esa referencia y que este año ya registra una caída de 14%  en este indicador.

Pese a esto, el timonel de la SNA dijo que con el fin del ciclo del cobre los envíos no mineros abren una oportunidad al país para retomar su dinamismo exportador. De hecho, el gremio estima que en un contexto en que las exportaciones totales descenderán en 2015, en cerca de US$10.000 millones, los envíos agrícolas y agroindustriales serán los que menos caerán, reduciéndose tan solo en un 3%.

“El mundo silvoagropecuario es un pilar fundamental para retomar el crecimiento de Chile, ofrecer más y mejores oportunidades de trabajo y avanzar hacia un desarrollo con equidad. Para ello es imperativo reconstruir el deteriorado clima de negocios para retomar las inversiones y la innovación, indispensables para seguir creciéndo Sin embargo, ha ocurrido todo lo contrario: la avalancha de reformas planteadas por el gobierno han originado un escenario de gran incertidumbre y desconfianza, muy adverso para estas metas”, señaló Crespo.

El líder de la SNA enfatizó en que para seguir recuperándose, la agricultura requiere certeza jurídica en materia de aguas; que se materialicen inversiones en embalses, recargas de acuíferos y fortalecimiento de las organizaciones de usuarios; la agilización de proyectos de infraestructura, energía, logística y comunicaciones; la implementación de medidas para elevar la productividad de los trabajadores y la adaptabilidad laboral; el fortalecimiento de capacitación de la fuerza de trabajo del sector, enfocándose en las competencias, y dar un decidido impulso a la educación técnica. 

FOTO: Panorama Agro 

 

 

Video Destacado

Categoría: Noticias
Tags: ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SNA proyecta recuperación económica del sector, pero advierte necesidad de mejorar clima de negocios en el país

Para 2015, el gremio estima que el crecimiento silvoagropecuario estará en el rango del 4 a 4,5%, mientras que en 2016, podría alcanzar entre un 5 y 6%, aunque dicha cifra estará condicionada al comportamiento de las condiciones climáticas.

Durante la mañana de este jueves el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Patricio Crespo, expuso en el seminario “Escenario económico y proyecciones sectoriales”, organizado por la Confederación de la Producción y Comercio (CPC) y la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).

En la oportunidad, el líder de la SNA adelantó que el gremio proyecta un crecimiento silvoagropecuario de entre 4 a 4,5%, para 2015, lo que implica una recuperación del sector que podría incluso mejorar en 2016, donde se estima que alcanzaría tasas de entre 5 y 6%, aunque la cifra podría variar dependiendo de las condiciones climáticas y sus posibles efectos en el campo, de sucederse heladas o lluvias de primavera en la zona central o bien, sufrir la falta de precipitaciones en el sur, donde éstas son clave para los granos y el desarrollo de las praderas para la ganadería.

Crespo explicó que “si bien la recuperación del dólar ha sido una buena noticia para nuestro sector, hay otros factores que han determinado el resultado de los negocios, tales como  las condiciones de los mercados externos, marcados por menores precios, costos de producción, menores en el caso de combustibles y fertilizantes, pero una alza constante en los costos de la mano de obra, y por supuesto, las contingencias climáticas, donde hemos debido enfrentar una de las perores sequías en 100 años”.

Respecto del contexto internacional, el dirigente gremial detalló que los precios de las exportaciones han vivido una fuerte contracción, especialmente, en frutas frescas (11%) y en menor medida en vinos (5%). Asimismo, se han devaluado las monedas de Latinoamérica y en Asia,  que son el destino del 60% de las exportaciones de sector. Además mencionó algunos problemas en mercados relevantes, como China y Rusia.

También se refirió al descenso de los precios internacionales de productos importados que compiten con la producción local, como trigo y maíz (12 y 5% respectivamente), donde el alza del dólar y los menores costos en combustibles y fertilizantes, han defendido la competitividad de estos rubros.

Por el contrario, la permanente tendencia alcista de la mano de obra, que en los últimos 12 meses acumula un crecimiento de 8%, le ha restado competitividad a la fruticultura, tendencia que debiera frenarse a futuro.

Respecto de las condiciones climáticas, destacó la extensa sequía que ha azotado a Chile, que ha llevado a la pérdida del 50% de las hectáreas productivas de la región de Coquimbo, además de afectar la calidad de la fruta y provocar una liquidación de masa ganadera lechera en el sur del país. En lo que va del ciclo agrícola, pese a las recientes lluvias, continúa un importante déficit en la zona central, con niveles superiores al 30%, con la consecuente preocupación de los productores de estas zonas, que dependen del riego.

Patricio Crespo también se refirió a la competitividad del sector, que si bien se ha recuperado en los últimos dos años, aún está bajo el promedio que tuvo a comienzos de la década pasada, generando especial atención la fruticultura, que aún se encuentra un 32% por debajo de esa referencia y que este año ya registra una caída de 14%  en este indicador.

Pese a esto, el timonel de la SNA dijo que con el fin del ciclo del cobre los envíos no mineros abren una oportunidad al país para retomar su dinamismo exportador. De hecho, el gremio estima que en un contexto en que las exportaciones totales descenderán en 2015, en cerca de US$10.000 millones, los envíos agrícolas y agroindustriales serán los que menos caerán, reduciéndose tan solo en un 3%.

“El mundo silvoagropecuario es un pilar fundamental para retomar el crecimiento de Chile, ofrecer más y mejores oportunidades de trabajo y avanzar hacia un desarrollo con equidad. Para ello es imperativo reconstruir el deteriorado clima de negocios para retomar las inversiones y la innovación, indispensables para seguir creciéndo Sin embargo, ha ocurrido todo lo contrario: la avalancha de reformas planteadas por el gobierno han originado un escenario de gran incertidumbre y desconfianza, muy adverso para estas metas”, señaló Crespo.

El líder de la SNA enfatizó en que para seguir recuperándose, la agricultura requiere certeza jurídica en materia de aguas; que se materialicen inversiones en embalses, recargas de acuíferos y fortalecimiento de las organizaciones de usuarios; la agilización de proyectos de infraestructura, energía, logística y comunicaciones; la implementación de medidas para elevar la productividad de los trabajadores y la adaptabilidad laboral; el fortalecimiento de capacitación de la fuerza de trabajo del sector, enfocándose en las competencias, y dar un decidido impulso a la educación técnica. 

FOTO: Panorama Agro