Tendencias 05 de Diciembre 2017

Cuatro formas de mejorar tu estado físico sin ir al gimnasio

Por Natalia Seguel A.

No sólo porque el verano está a la vuelta de la esquina nos tenemos que preocupar por mantener una vida activa y saludable, sino que todo el año debemos ser conscientes de que cada acción nos ayuda a mantenernos sanos y en equilibrio.

Por eso, si quieres complementar una alimentación saludable con una vida más activa, a continuación te compartimos cuatro opciones para mejorar tu estado físico sin tener que encerrarte en un gimnasio.

1. Aprovecha el buen tiempo para caminar

Los días cálidos son ideales para comer más liviano o simplemente dar paseos más largos, incluso tus caminatas diarias al trabajo se pueden transformar en un ejercicio para quemar calorías.

Para ponerlo en práctica, una buena forma de empezar es con “Power Walking”, actividad física que consiste en caminar a paso ligero a una velocidad constante de entre 4,8 y 6,4 km/h. Con este ejercicio, un hombre que recorre 1.600 metros quema entre 124 y 88 calorías, mientras que una mujer quema entre 105 y 74 aproximadamente, según un estudio elaborado por el American College of Sports Medicine.

Si quieres saber cuántos kilómetros recorres a diario, hoy en día podemos encontrar relojes inteligentes como el Gear Fit2 Pro de Samsung que calculan todo eso por ti. A través de su GPS incorporado pueden capturar caminatas o paseos con un seguimiento preciso, detectando automáticamente si estás corriendo, caminando o incluso nadando, todo eso, mientras además monitorean tu frecuencia cardiaca.

2. ¡Aprovecha de dormir todo lo que puedas!

Aunque parezca demasiado bueno para ser verdad, lo cierto es que dormir bien tiene una gran influencia a la hora de mantener un cuerpo saludable, y puede incluso ayudarte a perder peso.

Según revelaron expertos del ‘King’s College London’, en Reino Unido, en promedio dormir menos de siete horas hace que las personas quieran comer más al día siguiente. Esto, porque una noche de sueño interrumpido afecta la hormona leptina, encargada de avisar al hipotálamo que el cuerpo ya tiene reservas necesarias, por lo que debe inhibir el apetito.

Por eso ¡no dejes fuera de tu plan de entrenamiento un sueño reparador!

3. Alimentación y vida en equilibrio

Si tu propósito es llevar una vida más equilibrada, entonces además de realizar actividad física es importante cuidar lo que comes. Los alimentos son un aspecto clave a la hora de mantener el peso, por eso lo ideal es llevar un registro de las comidas consumidas y las calorías quemadas.

Como esta no es una tarea fácil de calcular, hoy existen tecnologías que lo pueden hacer por ti. Un buen ejemplo es el nuevo Gear Sport de Samsung, un smartwatch que registra tus progresos y controla la ingesta de calorías desde tu muñeca a través de su aplicación My Fitness Pal. De esta forma, este reloj te ayuda a alcanzar tus objetivos de salud y bienestar enviando alertas nutricionales, recomendaciones de actividad física y guiándote en cada movimiento. Además, ofrece más de 60 ejercicios para realizar.

4. Personaliza tus objetivos y ponte metas reales

Siempre que queremos llevar una vida más sana, nos proponemos metas poco realistas que terminamos abandonándolas a mitad de camino.

Bajar 10 kilos en una semana es algo imposible de lograr. Lo mejor es ponerse objetivos alcanzables e ir cumpliéndolos poco a poco, solo así te sentirás bien por dentro y tu cuerpo lo reflejará por fuera. Pequeñas acciones que contribuyen a mantener un estilo de vida saludable, sin necesidad de gastar tiempo o dinero encerrado entre cuatro paredes.