Agencia UNO
Agencia UNO

La Oficina de Asuntos Consulares del Departamento de Estado de Estados Unidos emiti贸 la 煤ltima semana un aviso de alerta para aquellos ciudadanos que viajen a Chile. Este informe ubica a Chile, en una escala de peligrosidad de 1 a 4, en el n煤mero 2, situ谩ndose en el n煤mero 4 pa铆ses como Venezuela o Corea del Norte. Esta alerta significa que los viajeros deben 鈥渢ener mayor precauci贸n debido a los disturbios civiles鈥.

Especial atenci贸n merece el 茅nfasis de este informe en las mayores precauciones que se recomiendan adoptar al visitar barrios como Yungay, Meiggs y Bellavista, considerados especialmente riesgosos. Llama particularmente la atenci贸n Lastarria, caracter铆stico barrio de nuestra capital, otrora s铆mbolo de una nueva actividad tur铆stica en la capital, hoy mencionado como una zona de riesgo a la cual se recomienda visitar con precauci贸n. Hace 8 a帽os, en cambio, Forbes aplaud铆a su 鈥渆ncanto sin esfuerzo鈥. Hace 6, el NYT aclamaba que 鈥渆l barrio desbordaba de opciones鈥. Hace s贸lo 5, el peri贸dico espa帽ol La Vanguardia lo declaraba uno de los mejores barrios bohemios del mundo, destacando 鈥渆l valor arquitect贸nico patrimonial de sus edificios鈥, 鈥渟u esencia tradicional鈥 y su reivindicaci贸n como coraz贸n de la cultura contempor谩nea de la ciudad.

La degradaci贸n que ha sufrido este barrio no resulta demasiado compleja de comprender: frente a la delincuencia desatada, el inexistente cuidado por nuestro patrimonio cultural, con la Iglesia de la Veracruz incendiada deliberadamente -monumento hist贸rico desde 1983-, y el 鈥渓aissez-faire鈥 como postura adoptada ante la violencia, especialmente notoria durante la gesti贸n de la alcaldesa Hassler, dif铆cilmente es posible imaginar un resultado distinto que no sea el deterioro de los espacios urbanos, y, en consecuencia, de la calidad de vida de quienes en ellos residen, trabajan o visitan.

Lastarria, con todo, no es el barrio m谩s deteriorado de la comuna, pero es una zona ic贸nica y atractiva, en la que la p茅rdida de la calidad de vida es especialmente visible. En medio de la brutal crisis de seguridad en la que estamos inmersos, se hace necesario que la administraci贸n de la Comuna de Santiago, en la que se contabilizaron 55 homicidios durante el a帽o 2022 (las peores cifras comunales desde que comenz贸 el registro) reciba con especial preocupaci贸n este informe y decida, finalmente, hacer frente a este deterioro y recuperar los abandonados barrios hist贸ricos de nuestra capital.

Diego Abuauad, investigador Instituto Res Publica.

脷ltimas Noticias