• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Colo Colo supera a O’Higgins y es el líder exclusivo del Torneo Nacional

Martin Oyanedel
Colo Colo supera a O’Higgins y es el líder exclusivo del Torneo Nacional Crédito: Agencia Uno

Colo Colo logró un importante triunfo en la sexta región. Los albos lograron imponerse por 3 a 2 ante un interesante equipo de O’Higgins, quienes a través de la intensidad estuvieron a punto de bajar al reciente campeón de la Copa Chile.

Un frenético partido se vivió en Rancagua. De esos que no son comunes de ver en el fútbol chileno. Intensidad, pierna fuerte, llegadas en ambas porterías y lo más importante y a veces escaso: los goles. Muchos goles.

Un O’Higgins imponente

O’Higgins fue el local y el protagonista durante la primera parte. Los rancagüinos sorprendieron a un Colo Colo un tanto confiado y se fueron tomando poco a poco el terreno de juego e incomodando la salida de los albos, donde Maximiliano Falcón y Emiliano Amor no pudieron surgir desde el fondo en ningún momento.

Pero no solo se impusieron en lo táctico, sino que también en las llegadas claras de cara al arco. Una mala salida desde el fondo colocolino fue aprovechada por Facundo Castro, quien puso un potente remate que dio en el travesaño y luego en la línea. Algunos gritaron gol. Sin embargo, no fue sancionado por el árbitro, ya que el balón no entró en un 100%.

Tras el remate, el dominio de los rancagüinos comenzó a decaer y los colocolinos se comenzaron a posicionar más adelante del campo de juego, donde la más clara vino tras un pase filtrado de Pablo Solari a Marcos Bolados, quien cara a cara con el portero Nelson Espinoza erró el primero. 

Sobre el final llegó el premio para O’Higgins. Una pelota detenida desde el costado derecho la transformó en gol Matías Sepúlveda (45+3′). El goleador le pegó con potencia al ángulo izquierdo de Cortés, quien no pudo reaccionar ante el violento disparo. De esta forma, los equipos se fueron a camarines. Un triunfo parcial merecido para los locales, quienes habían intentado mucho más que su rival.

Tres goles y tres puntos para el liderato albo

Cuando uno pensaba que O’Higgins iba a comenzar a manejar el partido, fue todo lo contrario. Los fantasmas del pasado y el nerviosismo calaron hondo en el cuadro rancagüino, que tras dos errores le abrieron las puertas a un Colo Colo que no se encontraba en la cancha. Primero fue un deficiente despeje de Felipe Seymour, el cual dejó boteando una pelota en el área. A su encuentro fueron Nelson Espinoza, con una salida apresurada, y Solari (50′), quien arremetió punzante al área celeste y marcó el primer descuento de cabeza. 

Luego, vino el turno de Parraguez (54′). El búfalo aprovechó un mal despeje de Espinoza y esperó en el segundo palo la habilitación de Fuentes para marcar de cabeza y sin esforzarse, el segundo de los colocolinos. El partido se le puso favorable a los albos, quienes se habían complicado en la primera parte con la presión del equipo de Miguel Ramírez.

El 2 a 1 provocó la impasividad y la quietud de ambos equipos. Colo Colo se sintió cómodo con el resultado y O’Higgins no se encontraba luego de los errores. Los celestes solo tenían destellos en la ofensiva, pero nada claro. Hasta que llegó el minuto 72. El tiro de esquina ejecutado por la derecha fue pivoteado por Carlos Muñoz, quien dejó en una inmejorable posición al Tucu Hernández. El argentino golpeó la pelota y la introdujo en la portería colocolina. El empate explotó el estadio. O’Higgins se metió nuevamente en partido.

No obstante, siete minutos más tarde una infracción de C. Muñoz cerca del área y por la derecha fue sancionada por el árbitro. El encargado de la pelota detenida fue Leonardo Gil (79′). El Colo no tenía uno de sus mejores partidos, pero quería su oportunidad. El chileno-argentino tomó la distancia del balón, escuchó el silbato y silenció El Teniente. La pelota se colgó de un ángulo. Espinoza pudo hacer más, pero reaccionó tarde. Otra vez Colo Colo se puso en ventaja, aunque esta vez fue la definitiva.

Para los colocolinos no fue un triunfo más, sino que fue el triunfo que los dejó en solitario en la cima de la tabla de posiciones con 37 unidades. Tres más que el segundo. En tanto, lo de O’Higgins fue una continuidad de lo que venían mostrando. Un gran fútbol, pero poco resultado, lo que no sirve de mucho para salir de la decimosegunda posición y aumentar esos tibios 22 puntos.

Relacionados