• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

De la lucha por no descender a la pelea por el título: el cambiante primer año de Quinteros en Colo Colo

Martin Oyanedel
De la lucha por no descender a la pelea por el título: el cambiante primer año de Quinteros en Colo Colo Crédito: Agencia Uno

“Me gustan los desafíos, llegué a un club grande que no está en un buen momento, pero tiene la materia prima para salir adelante”. Estas palabras las dijo Gustavo Quinteros tras ser presentado en Colo Colo. Hoy, un año después, el adiestrador albo vive otra realidad, muy distinta a una pelea por el descenso. Y es que de la mano del DT boliviano el cacique logró quedarse en Primera División, acomodarse y ubicarse en el liderato del Torneo Nacional, a cinco puntos de su más cercano perseguidor, con nueve fechas por delante y con un juego llamativo. 

Con 22 fechas en el camino, Quinteros tenía que lograr la épica: remecer a un grupo de jugadores jóvenes y veteranos, para así revertir la situación, insólita en el cacique, y quedarse en Primera División. Y lo logró. El boliviano con una idea clara, que no encantaba, pero que era muy efectiva, logró recuperar de un coma a un equipo golpeado que estaba a punto de vivir en carne propia una de las páginas más oscuras de su exitosa historia.

Tras ese oscuro momento para los albos, a Quinteros no le tiritó el pulso para sacar a algunos referentes y otros futbolistas que cumplían un ciclo en el cacique. Además de adquirir a los nuevos elementos para hacer funcionar a la máquina del boliviano. Comenzó la etapa reestructuración, con la personalidad distintiva del boliviano, a quien no le costaba mandar mensajes y ser directo con su dirigencia.

Emiliano Amor, Leonardo Gil Y Martín Rodríguez fueron claves en la reestructuración colocolina, aunque este último se fue a mitad de temporada tras una tentativa oferta de Turquía. Sin embargo, Quinteros mantuvo una estructura que lo dejó hacer un juego mucho más atractivo y protagonista en las dos competencias que enfrentaba: Copa Chile y Campeonato Nacional.

Y el gran momento del cacique, en esta nueva temporada, trajo su rédito en la misma cacha donde salvaron la categoría: el Fiscal de Talca. Los albos con la contundencia y la superioridad que fueron tomando con los partidos, además, de la fuerza juvenil, que tomó protagonismo, lograron quedarse con la Copa Chile. Un título que entrega un cupo internacional, pero más allá de eso, reafirma un cambio de sintonía en el cacique, que vuelve a estar presente en la lucha por los campeonatos.

Lo mismo sucede en el torneo nacional, pese a que aún quedan nueve fechas, el cacique lidera el torneo gracias a un estilo de juego coherente a su entrenador. Directo, con presiones altas y con una actitud distinta a la que se tenía hace 365 días atrás.  Liderando a un grupo de jóvenes, con algunos veteranos, y colocando a los albos en la cima del torneo nacional.

La era Quinteros aún no se acaba, aunque hasta ahora tiene fecha de termino en diciembre. Sin embargo, y pase lo que pase, el boliviano a un año de su llegada al cacique ya dejó una huella, la cual será imborrable con el paso de los años.

 

Relacionados