El Presidente de la República, Sebastián Piñera, inauguró este miércoles el Proyecto Traspaso Codelco Andina, que permitirá asegurar la producción de cobre por los próximos 30 años, dado el cierre de la mina subterránea para 2023.

La minería ha sido siempre parte de la historia de nuestro país y, por esa razón, es parte de nuestro ADN, es parte de nuestra identidad, pero tenemos que, también, junto con reconocer esa historia, mirar hacia el futuro y darnos cuenta que la forma en que hacemos las cosas o en que debemos hacer las cosas en estos tiempos nuevos tiene que ser radicalmente distinta”, indicó el Mandatario.

La iniciativa, que implicó una inversión total de US$1.455 millones y demandó ocho años de construcción, destaca por su innovación y sustentabilidad al integrar como parte de su infraestructura un domo de 52 metros de altura en el que los camiones descargarán el material. El sistema permite proteger al chancador primario (la máquina con la que se reduce los fragmentos) de las bajas temperaturas invernales, que pueden llegar a alcanzar los -20°.

Además, reemplaza los más de 50 equipos que se utilizan actualmente en el proceso de chancado y transporte de mineral por un solo sistema de 14 equipos, lo que disminuye la exposición al riesgo de los trabajadores y facilita la operación y mantención.

El proyecto es más seguro y eficiente, genera energía propia y provoca menos polución.

“Debemos recuperar el impulso y recuperar la participación que Chile ha tenido en el mercado del cobre y, al mismo tiempo, hacernos cargo de los nuevos desafíos y de las nuevas exigencias. Y, por esa razón, la política postula a transformar a Chile en un líder de una minería limpia, sustentable, amistosa con la naturaleza, amistosa con las comunidades”, agregó el Jefe de Estado.

La unidad, cuyas obras comenzaron en septiembre de 2013 en el primer Gobierno del Presidente Piñera, se espera que inicie sus operaciones en febrero. Asimismo, permitirá continuar contribuyendo con la empleabilidad local, la que se materializó desde su construcción con la colaboración de 3.500 trabajadores.

“La minería está viva, la minería está consciente de este doble desafío de generar riqueza y proteger el ambiente, y eso es una muy buena señal para un país”, concluyó el Presidente Sebastián Piñera.