• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Luis Valentín Ferrada: “Chile tiene que reconstruir su identidad. Tenemos que volver a ser chilenos”

Veronica Diaz
Luis Valentín Ferrada: “Chile tiene que reconstruir su identidad. Tenemos que volver a ser chilenos” Crédito: Descarga

En entrevista con El Agro, de radio Agricultura, el abogado e historiador, Luis Valentín Ferrada, señaló que tenemos que volver a ser un Chile más auténtico, no arribista ni perteneciente al partido de los extranjeros.

Lo anterior, en el marco de una conversación sobre la nueva celebración de las Fiestas Patrias que se avecina, donde es necesario reconocer nuestra identidad cultural chilena, y rendirle homenaje a todas aquellas costumbres que representan a nuestro territorio.  El Registro cultural campesino, las costumbres del mundo rural, cómo han evolucionado en el tiempo y la importancia de seguir cultivando estas costumbres para evitar que se pierdan a medida que pasan los años, fueron parte de lo tratado.

Luis Valentín Ferrada integra la Sociedad Chilena de Historia y Geografía, ​la Sociedad de Bibliófilos Chilenos, ​el Consejo Nacional del Instituto O’Higginiano, ​el directorio del Museo de la Chilenidad, ​preside la Fundación Los Huasos Quincheros ​y fue integrante del directorio de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos.​En este último cargo, cumplió un rol importante en el reconocimiento por parte de la FAO del caballo chileno como raza​ y en la dictación del Decreto N°17 del Ministerio de Agricultura de Chile de 2011, en virtud del cual, el caballo chileno fue declarado monumento natural. Dirige la administración de la hacienda Abránquil, en Yerbas Buenas, que incluye una biblioteca de unos dos mil títulos, particularmente sobre historia de Chile. ​Es dueño del criadero de caballos “De Valenzuela”.​

Confesó que proviene de una familia con raíces profundamente campesinas y que esa ha sido la forma de defender el Registro Cultural Campesino, que es muy despreciado por el Registro Cultural Urbano. Ambos, indicó, han convivido en forma paralela al menos en los últimos 200 años en nuestro país.

Del Registro Cultural Urbano señaló que es “pretencioso, farsante, copista, afrancesado, inglés, alimentado de toda clase de información extranjera. Pareciera que no les gusta ser chilenos: es cosa de ver sus casas, música, poesía, comercio. No tienen vida propia, sino solo copia”.

Del registro Cultural Campesino, en cambio, aseguro que “es más humilde, sincero, sin maquillaje, sin máscara, y, por lo tanto, mucho más auténtico y deja ver el sentido de identidad nacional. Eso está a la vista”.

El historiador precisó a El Agro que las tradiciones se mantienen muy vivas en el mundo campesino, incluso con acentos propios de cada región, y que responden a un modo a una forma de ser muy distinta a la del RCU. “Por ejemplo en Hierbas Buenas (y esto vale para cualquier comuna rural) no hay hogares de niños ni de ancianos. ¿Sabe por qué? Porque en el mundo campesino todos los viejos caben, igual que los niños. Ellos viven y mueren en sus casas. Hay un dicho campesino que refleja esto: ¿Quién le dijo guacho a mi nieto? En el campo no hay guachos, todos tienen su lugar. Por lo tanto, eso refleja la forma de ser del alma del campesinado chileno, que es mucho menos prejuiciada y más auténtica”.

Luis Valentín Ferrada agregó que el gran ejercicio de conciencia que debiera hacerse en la ciudadanía chilena es un ejercicio de conciencia moral. Desde que el RCU entró en crisis cultural, señaló, hay una desorientación total. Y lo que tiene que hacer es volver a sus raíces. Chile tiene que volver a reconstruir su identidad a partir de un reconocimiento humilde, de o que dejamos de ser. El país lo que tiene hoy como desafío es volver a rencontrarse consigo mismo. Debemos volver a ser chilenos, y eso incluye al pueblo mapuche. Este tiene un aporte cultural tremendo, porque no solo nuestro lenguaje está lleno de palabras mapuches, sino la cultura del telar, por ejemplo, es un tremendo orgullo”.

Ferrada junto con recordar a Margot Loyola y Violeta Parra, hizo un llamado a que en estas fechas recordemos a nuestros padres, que según dijo, no fueron farsantes como nosotros. Recordemos nuestra niñez, a nuestros abuelos. “Este 18 cuando empinemos una copa de vino, la invitación es a recordar nuestra infancia, recordar a nuestros padres”, concluyó.

Relacionados