• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Tribunal Ambiental visitará zona destinada a la expansión del Terminal 2 del puerto de Valparaíso

Veronica Diaz
Tribunal Ambiental visitará zona destinada a la expansión del Terminal 2 del puerto de Valparaíso Crédito: Puerto Valparaíso 800x445

Para el 5 de octubre quedó fijada la visita inspectiva del Segundo Tribunal Ambiental al espigón del Terminal 2, donde se pretenden hacer las obras de expansión. Esto, en el marco de los siete alegatos que fueron presentados en el tribunal y que buscan que la Resolución de Calificación Ambiental que obtuvo el proyecto en 2018 sea revocado. Junto con la visita, la instancia legal ofició a la Comisión Nacional de Uso del Borde Costero, para que remita todos los antecedentes que fundaron el acuerdo de dicha entidad referido a la relocalización de la Caleta Sudamericana. El pasado 20 de agosto, la Corte Suprema declaró admisible el recurso presentado por un grupo de pescadores que solicitan retornar a su lugar de origen de atraque en Valparaíso.

EPV se abre a explorar modificaciones

Más de una década de conflicto suma el proyecto de expansión del Terminal 2 del Puerto de Valparaíso. La iniciativa, que busca aumentar la cantidad de sitios de atraque con una inversión de US$ 500 millones, se ha topado con la oposición de organizaciones civiles, que llevaron la iniciativa al Segundo Tribunal Ambiental, donde piden que se revoque la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que la obtuvo en 2018.

Mientras las reclamaciones siguen su curso, la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) impulsó el primer ciclo de ‘Valparaíso Dialoga’, que busca identificar consensos en torno a la ‘vocación portuaria’ de la ciudad y la ampliación del puerto. El gerente general de EPV, Franco Gandolfo, presentó este jueves las tres principales conclusiones del proceso. La primera apuntó a que ‘la vocación portuaria de Valparaíso debe convivir y potenciar a todas las vocaciones’.

Según la empresa, otro consenso fue que la ampliación portuaria es necesaria y que hay valor en las aguas abrigadas. Para Gandolfo, el muro de abrigo que hay en el puerto ‘es un activo que representa una ventaja competitiva y comparativa’, ya que permite que Valparaíso sea uno de los puertos con menos días de paralizaciones por marejadas al año.

Esto contrasta con las propuestas de distintos actores de la ciudad que plantean que el puerto sea ampliado hacia el sur, y no que se agrande el Terminal 2. Ante eso, el ejecutivo responde que ‘siempre habrá opiniones diversas y legítimas sobre la localización del proyecto’.

‘Lo importante para nosotros es que hubo consenso amplio en aprovechar la oportunidad que ofrecen las aguas abrigadas para que el puerto pueda duplicar su capacidad y enfrentar los desafíos económicos que vienen de mejor manera’, indicó.

El tercer consenso que arrojó el proceso fue que ‘el borde costero debe ofrecer múltiples usos para la ciudad’. Es por esto que el próximo ciclo del proceso va a ser enfocado en este tema y que a futuro se puedan materializar obras relevantes.

Consultado sobre si el diálogo realizado sirve para destrabar el proyecto de ampliación del Terminal 2, el gerente general de EPV responde que ‘los tres consensos mayoritarios surgidos en el proceso nos orientan para que tengamos una ampliación portuaria que sea aceptada por la gran mayoría de la ciudad’.

‘Eso nos lleva al compromiso de explorar nuevas modificaciones al proyecto actual en el espacio de las aguas abrigadas, para potenciar su compatibilidad con el patrimonio y las demás vocaciones reconocibles en la ciudad’, apuntó.

Plantea que eso significa que se abren a la posibilidad de hacer cambios, aunque recalcó que ‘hay elementos que cuidar de todo el trabajo que se ha hecho respecto de estudios técnicos, de clima, que son muy valiosos para cualquier diseño de ampliación portuaria, ‘porque en esto también juega el plazo’. Enfatizó: ‘No podemos tener una ampliación portuaria disponible en Valparaíso al 2040, tenemos que tenerla ojalá iniciándose en 5 a 7 años’.

El Terminal 2 sigue siendo operado por el concesionario Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL) hasta marzo de 2022, que en 2019 renunció a la concesión que se adjudicó en 2013 con una duración de 30 años. Esto debido al retraso en la tramitación ambiental del proyecto de ampliación.

Ahora, EPV está a la espera que el Tribunal de la Libre Competencia les dé el visto bueno para hacer una concesión de ‘transición’ con una duración de 4 años, para luego lanzar una licitación normal, de modo que la empresa que se la adjudique sea la encargada de materializar la ampliación del Terminal 2.

Relacionados