• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Denuncian “robo de madera 2.0” con aserraderos portátiles para evadir fiscalización a camiones con troncos

Veronica Diaz
Denuncian “robo de madera 2.0” con aserraderos portátiles para evadir fiscalización a camiones con troncos Crédito:
Organizaciones delictuales explotan ilegalmente predios forestales usurpados o que quedaron abandonados luego de atentados incendiarios contra faenas de bosques, en la ‘zona roja’ de la violencia.
El uso de aserraderos portátiles, que permiten que un árbol cortado se transforme en tablas dimensionadas antes de salir del predio en que estaba plantado, es la forma como se concreta el ‘robo de madera 2.0’ por las bandas que cometen este delito en la ‘zona roja’ de la violencia, en cuatro regiones del sur.

De este modo, y mediante camionetas que pueden transportar hasta 2,5 toneladas, las tablas son entregadas al tamaño requerido por el comprador. Todo el proceso se concreta en predios forestales usurpados o que están sin faenas luego de un ataque incendiario. Así, las organizaciones dedicadas a la tala ilegal de bosques buscan eludir el control policial en carreteras.

En lo que va de 2021, los decomisos de camiones que trasladaban troncos de árboles se triplicaron respecto del año pasado. Por ello, ante el riesgo de perder un negocio que en 2020 les reportó US$ 68 millones, según las estimaciones de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), los grupos que trafican madera ‘buscaron un atajo’, según coinciden representantes de los afectados y la senadora independiente por La Araucanía, Carmen Gloria Aravena.

Jan Koster, presidente de Aprobosque, organización que reúne a pequeños y medianos propietarios de terrenos forestales, ratifica que esta modalidad de robo se ha extendido. Asegura que mandar a fabricar un aserradero portátil está al alcance de los delincuentes. Sin embargo, advierte que en muchos casos estas herramientas son robadas a faenas legales, como le ocurrió a un contratista que le presta servicios a su empresa. Koster aclara que la masificación de este tipo de robo ‘hace mucho daño a los bosques’. Asegura que con uno o dos de estos equipos pueden cargar al día un promedio de dos camionetas con 2,5 toneladas de madera elaborada cada una, lo que al cabo de un mes son 150 toneladas de merma para el propietario legal.

Este fenómeno, según Koster, se explica tanto por la mayor vigilancia del tráfico de madera como por la escasez de producción durante la pandemia.

Jaime Castro, presidente de los agricultores de Nueva Imperial, afirma que esta práctica se ha extendido en los predios usurpados que cuentan con plantación de árboles en su comuna. Relata que mediante los aserraderos portátiles ‘los que roban madera pasan inadvertidos, porque lo que llevan en sus vehículos son tablas y no troncos en bruto’. Explica que en el fundo San José, usurpado desde el verano, ‘se están robando todos los pinos y los están aserrando ahí mismo’, lo que, a su juicio, demuestra que ‘al realizar la toma tenían una clara intención de explotar el bosque’. Asegura que la tala ilegal la realizan durante el día y ‘la madera la sacan en la noche’. Advierte que optaron por esta fórmula ‘porque ya no hay camiones que les carguen los troncos, pero sí las tablas cortadas, que se las venden a cualquiera’.

La senadora Carmen Gloria Aravena ratifica la masificación de esta nueva práctica para el robo de madera y coincide en que es una respuesta ‘a la mayor eficacia’ en los controles a camiones que trasladan troncos.

De igual manera, la parlamentaria hace el alcance de que tener o fabricar este tipo de herramientas no es un delito, lo que sí lo constituye como un ilícito es emplearlo para realizar tala ilegal de bosques. Aravena promoverá una indicación al proyecto de ley que aumenta las penas por robo de madera para incluir la fiscalización y detalle de los aserraderos en que se realizó el proceso e incluir si estos se hicieron con dispositivos portátiles.

René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales, agrega que en el proyecto en discusión ‘se alude como delito el ingresar herramientas para actividades forestales en predios de terceros’ y recalca que ‘es ahí donde debería quedar explicitado el uso de este método de producción’.

Fuente: El Mercurio
Relacionados