• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Estudian “visa temporal” para extranjeros ante escasez de trabajadores agrícolas

Doris Mora
Estudian “visa temporal” para extranjeros ante escasez de trabajadores agrícolas Crédito: Trabajadores Agricolas Visa Temporal

La sequía no es el único desafío al que debe enfrentarse el sector agrícola actualmente. De un tiempo a la parte, la escasez de trabajadores y la informalidad laboral en medio de la pandemia se han convertido problemáticas relevantes, que incluso podrían poner en riesgo las cosechas de esta temporada.

Ya sea por el temor a contraer el covid-19, o por las ayudas fiscales que han permitido al rubro mantener un ingreso estable durante la crisis, lo cierto es que para gremios relacionados al agro cada vez es más difícil encontrar trabajadores para los distintos predios o centrales frutícolas.

En efecto, al ser consultada por Emol sobre la materia, la ministra de Agricultura (Minagri), María Emilia Undurraga, recalcó que “los grandes desafíos para el sector agrícola de este año y del corto plazo son el agua y la mano de obra, y en ese sentido la mano de obra vista de forma bien amplia (…) las proyecciones están hablando entre 100 y 150 mil trabajadores como brecha con respecto a una temporada normal”.

El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), Jorge Valenzuela, aseguró -en base a una encuesta levantada por el gremio con la participación de 550 empresas del sector- que “la mayoría nos dijo que tenía un déficit entre un 50% y 70% de trabajadores para las labores agrícolas. En esas semanas -invierno-había terminado el fuerte de las cosechas de cítricos en la zona norte y centro, y debido a esta falta, se perdió el 24% de estas frutas, porcentaje que no se pudo trabajar”.

Y respecto a la gravedad de la situación actualmente, Valenzuela, explicó que “hoy en día, que estamos a un poco más de un mes de partir con el fuerte de las cosechas de la temporada 2021-2022, ha habido un aumento de al menos un 30% en la remuneración promedio por jornada, pero el déficit de trabajadores es inverso, es decir, un 30% menos. De mantenerse esta brecha cuando llegue el momento de la cosecha de cerezas en noviembre, efectivamente vamos a tener un problema”.

Quien también abordó esta situación fue Ronald Bown, presidente de la Asociación de Exportadores de Chile (Asoex), al afirmar a EmolTV que “muy pronto vamos a tener que empezar a cosechar y eso va a ser bastante complejo”.

“Necesitamos realmente que el flujo se mantenga, o sea, si no hay cosechas no hay flujo, por lo tanto, hay que buscar soluciones porque eso en definitiva trae otro tipo de consecuencias que son bastante preocupantes. O sea, si no hay un flujo, uno lo que está produciendo también es necesidad de menor cantidad de gente a trabajar en las distintas obras, nosotros no podemos esperar, la fruta no espera”, agregó.

Ante esta situación, el representante de Asoex agregó: “Creemos, y esperamos, que tengamos luego algunas decisiones que se adopten, por ejemplo, a los inmigrantes desde el punto de vista de buscar, en caso de existir necesidad, que se cree una suerte de visa especial para inmigrantes durante determinado tiempos”.

Junto con ello, comentó que “históricamente en Estados Unidos es así, desde México, ya sean mexicanos o no, entran con una autorización específica en cuanto a tiempo, ya sean seis meses o tres meses, etcétera.

Nosotros creemos que acá se podría hacer algo similar en la medida que no afecte la disponibilidad de gente nuestra que quiera trabajar. En eso tiene que haber preferencia”.

Por lo tanto, continuó, “esperamos que con esta visa temporal que estamos conversando con el Minagri y también con el Ministerio del Interior, podamos tener mejores facilidades para poder ingresar gente proveniente de Bolivia y Perú, especialmente”.

El reglamento en el que trabaja el Gobierno

Según información otorgada por el Ministerio de Agricultura a este medio, una de las líneas para reactivar la empleabilidad en el sector apunta a avanzar en la intermediación laboral, con colaboración con la Bolsa Nacional de Empleo y las Oficinas Municipales de Información Laboral, organismos dependientes de los municipios y del Servicio nacional de Capacitación y Empleo (Sence), a fin de conectar la oferta con la demanda en el agro.

Sin embargo, existe otra arista que dice relación con la migración a países como Chile, y en ese sentido, diversos ministerios efectivamente están trabajando en la elaboración de un reglamento que, a juicio de la ministra Undurraga, “se hace cargo de la ley de migraciones – promulgada en abril- para tener una migración segura para los trabajadores y, en el fondo, con reglas claras para ambos involucrados, tanto los trabajadores como el país que los recibe”.

Y detalló que “dentro de ese reglamento se contempla una visa temporal de trabajo que es muy importante para el sector y creemos que, entre más ordenado, va a ser mejor, tanto para los agricultores que lo requieran, como para los trabajadores que vienen en busca de estas oportunidades”.

En concreto, la secretaria de Estado dijo que, tal como funciona en países como Nueva Zelanda, Australia, o California en Estados Unidos, el objetivo es avanzar hacia “un sistema que dé cuenta de la necesidad de poder suplir mano de obra, porque son en el fondo, trabajos muy temporales pero a su vez, que también dé la tranquilidad para aquellos que vienen con condiciones conocidas por todos que permitan que esto sea una oportunidad no solamente para una temporada, sino que una proyección en el mediano y largo plazo”.

Junto con ello, enfatizó en que este documento o visa “está justamente regulándose y responde a las necesidades de distintas labores y de la realidad que ocurre todos los años, aquí hay una población migrante, especialmente de Perú y Bolivia, que viene para las temporadas frutícolas específicamente para suplir estas labores que son intensivas, producto de los ciclos biológicos de esta actividad”.

Con miras a que dicha autorización de ajuste a la dinámica laboral del agro, el presidente de Fedefruta comentó que “se ha planteado una subcategoría migratoria para trabajos agrícolas de temporada, con un registro de trabajadores agrícolas de países vecinos que puedan acceder a esta visa, para que los extranjeros puedan trabajar con distintos empleadores agrícolas en la medida que vaya avanzando la cosecha de norte a sur, puedan ingresar y salir y volver a entrar si es necesario, sin perder el permiso”.

Asimismo, adelantó que “los tiempos serían acordados según el período de las faenas, un registro de contratos para acreditar el vínculo, entre otros puntos”.

Mientras que desde Asoex también deslizaron algunas de las propuestas sobre las que han conversado con el Gobierno, tales como que a través de este mecanismo “estén identificados todos los trabajadores extranjeros con incluso el lugar donde van a venir a trabajar para poder hacer el seguimiento correspondiente por parte de las distintas autoridades, pero también para que se pueda conseguir una nueva localidad donde se necesiten más trabajadores. Hay que coordinarse bien”.

“Este es un sistema que hemos propuesto con objeto que se sepa dónde está el trabajador, si está trabajando o no, qué perspectivas tiene y en ese sentido se requiere un determinado tiempo. Esperamos que ojalá la visa sea de seis meses al menos o máximo once meses”, agregó.

Pese a que la titular de la cartera de Agricultura aseguró que este es un tema que está regulándose y en el que continúan trabajando, actualmente el sistema que opera para controlar el ingreso al país es el plan “Frontera Protegida”, que permite el ingreso de turistas extranjeros tras la validación de su esquema de vacunación.

En ese sentido, Undurraga advirtió que “para este año especialmente está supeditada – la visa – a la situación sanitaria, y por eso es otra mesa que estamos llevando a cabo con Salud para ver cuáles son las medidas si es que los pasos lo permiten para poder facilitar este ingreso seguro de estos trabajadores cumpliendo por cierto todas las medidas sanitarias”.

“Estamos justamente trabajando en ello, hay disposición siempre y cuando las disposiciones sanitarias lo requieran y una vez que esté este reglamento en funcionamiento. Actualmente no tenemos visas temporales de trabajo y es justamente lo que está haciendo este reglamento, ordenando esta situación para que para ambas partes sea un instrumento y que posibilite el desarrollo de los distintos sectores y a la vez proteja a los migrantes que vienen en busca de estas oportunidades”.

Respecto a cuándo se podría concretar este reglamento que incluye la mencionada visa temporal, si bien Undurraga evitó entregar fechas, fuentes al interior del Gobierno señalaran a este medio que el Departamento de Extranjería está estudiando algunas propuestas y se está a la espera de que se pronuncien para poder seguir avanzando.

Sin embargo, desde el sector agrícola recalcaron que no pueden esperar mucho más. De hecho, Bown sostuvo que “no deberían pasar más allá de dos o tres semanas tener algo concreto y definitivo en relación a esta materia. Si no es así, vamos a tener que buscar algún otro tipo de soluciones que no son fáciles de lograr”.

¿Y la construcción?

Otro de los sectores que sufrido -en menor medida- el golpe de la escasez de mano de obra en medio de la pandemia es la construcción. También en entrevista ccon EmolTV, Antonio Errázuriz, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), señaló que el déficit de trabajadores está “entre un 5 y un 10%, depende de la región”.

Así, ante esta situación fue consultado sobre si es que impulsaría la idea de una visa que facilite el ingreso de trabajadores extranjeros al país, lo que, aseguró, no sería necesario. “El trabajador de la construcción es una persona que se ve en el más largo plazo, se proyecta a más largo plazo. Cuando son temporeros eso es más complejo y en el caso de los agricultores, están bastante más complicados con esa situación”.

Además, si bien destacó la necesidad de generar facilidades para atraer mano de obra, “también tenemos que ser súper responsables con aquellos migrantes que nosotros invitamos a trabajar a nuestro país”.

“La migración tiene que ser un poquito más desarrollado que decir ‘oye vamos a liberar el acceso para tener mano de obra para tal o cual sector’. Preocupémonos de que realmente las condiciones de vida de las personas que tienen que salir de sus países sean condiciones dentro de parámetros dignos”, concluyó.

Relacionados