• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Presión al alza de los combustibles podría empeorar la alta inflación de alimentos

Veronica Diaz
Presión al alza de los combustibles podría empeorar la alta inflación de alimentos Crédito: Precios Alimentos Suben
El Diario Financiero
Los precios de la comida han llegado a su punto máximo en 10 años, mientras suben el transporte y los costos de producción.
El alza mundial de los precios de los alimentos, a un máximo en 10 años, está dando señales de que se mantendrá y la crisis energética que está afectando al mundo amenaza con empeorar las cosas. Los problemas en las cosechas, la fuerte demanda y las interrupciones de la cadena de suministro globales llevaron a que el índice de precios de los alimentos de las Naciones Unidas subiera 33% durante el último año. Según la organización, el aumento más reciente, de 1,2% en septiembre, se vio prácticamente en casi todos los tipos de alimentos, elevando los temores inflacionarios en los consumidores, pero también en los bancos centrales.

Por ejemplo, los cereales subieron 2%, impulsados por el trigo y el arroz; mientras que los aceites vegetales avanzaron 1,7% por la fuerte demanda de aceite de palma y las preocupaciones sobre menos mano de obra en Malasia.

Ahora se empiezan a sumar otros bienes y servicios como consecuencia de los crecientes precios de la energía. Tal es el caso de los costos de producción de fertilizantes y el transporte en todo el mundo.

Según detalla Bloomberg, el comportamiento actual de los precios recuerda a los peaks observados durante las crisis alimentarias de 2008 y 2011. Y agrega que, tal y como advirtió la ONU, el repunte de la energía también podría causar que se destinen más cultivos para fabricación de biocombustibles.

‘Es esta combinación de cosas lo que empieza a ser muy preocupante’, dijo a la agencia de noticias Abdolreza Abbassian, economista senior de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, su sigla en inglés).

La crisis ya se ha visto reflejada en países como el Reino Unido, donde mayores costos de fletes y la escasez de trabajadores en las cadenas de suministro han dejado a los estantes de los supermercados con fallas importantes de productos.

Esto pone presión a los consumidores, que sienten el efecto en el bolsillo, pero también a los gobiernos que, con una pandemia aún en curso, deben buscar soluciones para mantener los costos bajo control.

Relacionados