• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Llamativa cubierta de madera destaca en reconstrucción del Gimnasio Schwager de Biobío

Doris Mora
Llamativa cubierta de madera destaca en reconstrucción del Gimnasio Schwager de Biobío Crédito: Gimnasio 1

Con casi un siglo de historia y una fachada con tintes neoclásicos característicos del movimiento renacentista, el gimnasio Schwager es una de las construcciones imperdibles de la comuna de Coronel en Biobío, y más representativas de los años dorados de la industria del carbón.

Emplazado en el sector Puchoco, esta estructura de hormigón armado construida en 1939 por la Compañía Carbonífera y Fundición Schwager, se encuentra en la última etapa de restauración y reconstrucción, iniciativa que representa una inversión de 1.280 millones de pesos.

“Este es un edificio de carácter histórico y lo que estamos haciendo es la restauración del gimnasio, y para eso lo primero que se hizo fue un refuerzo estructural porque había zonas que tenían posibles colapsos, y se realizó un refuerzo estructural completo. Es decir, el edificio ahora puede durar fácilmente 100 años más”, dijo José Tiznado, visitador de obras de la constructora Andes, a cargo de la iniciativa.

La restauración del gimnasio contempla el tratamiento de los muros históricos con revestimientos originales y diseña una cubierta contemporánea y ligera, construida con vigas de madera laminada de menor tamaño, mediante un entramado que permite aprovechar mayormente la luz natural, y así iluminar el interior del gimnasio a lo largo de la estructura, cuya dimensión es de 21 metros de ancho por 60 metros de largo.

Ernesto Hernández, ingeniero a cargo del proyecto y asesor de la empresa Lamitec, explicó que el levantamiento de la cubierta representó una inversión de poco más de 120 millones de pesos y su emplazamiento se extendió por 60 días.

“En términos de arquitectura, sistema estructural y dimensiones se respeta la historia del gimnasio. La variación es que el material que se está utilizando es madera laminada de pino radiata. Como la estructura es curva, lo que se hizo fue que las piezas se fabricaron con una curvatura que permitiera que el gimnasio no se viera facetado en la parte de la techumbre sino que se viera una continuidad de la curvatura del mismo”, dijo Ernesto Hernández.

Junto con destacar las características de la madera como material sustentable y seguro, el asesor de Lamitec, destacó que una de las bondades de generar una cubierta con trama arquitectónica de vigas laminadas es que permite proteger sus uniones y a la vez entrega una respuesta estética favorable. Lo anterior se logró mediante el uso del sistema zöllinger, que incluyó la inserción de elementos de secciones pequeñas de madera y también se utilizaron tornillos rosca para las uniones entre maderos.

“El sistema zöllinger permite que la madera trabaje solo en comprensión evitando otros tipos de tensiones en la madera. Con eso se pudo obtener dimensiones de elementos muy pequeñas, es decir se trabajaron con elementos de 75×250 mm, entonces con piezas de escuadrías pequeñas se logró salvar una luz de 21 metros y cubrió una superficie de 60 metros”, agregó Hernández.

Madera, protagonista

José Tiznado también relevó el protagonismo de la cubierta de vigas de madera dentro de la nueva imagen que tendrá el gimnasio Schwager. A lo estético, también agregó las características de seguridad que ofrece el entramado de madera, por ejemplo en caso de un incendio.

“Toda la estructura de cubierta es madera del tipo laminada, si llega a ocurrir un incendio éstas se carbonizan a una tasa muy pequeña permitiendo el cumplimiento de la resistencia al fuego especificada y no teniendo colapso como en es el caso del acero cuando alcanza los 540 °C. Pudiendo en muchos casos arenarse para retirar el carboncillo y recuperar la estética inicial de las vigas”, señaló Tiznado.

El ingeniero Ernesto Hernández explicó que “la madera tiene un excelente comportamiento al fuego. La resistencia al fuego no se mide en si hay llamas o no las hay. La resistencia, en este caso en particular, es ver cuánto tiempo puede estar expuesta la madera a un siniestro en forma permanente antes de colapsar. En ese sentido la madera tiene una velocidad de carbonización muy pequeña, del orden de 0,78 mm/min”.

Lo que viene

Actividades deportivas que incluían veladas de boxeo, bailes y presentaciones artísticas y culturales eran parte de la oferta permanente del Gimnasio Schwager, y que podrían volver próximamente. El edificio deportivo fue adquirido en 2011 por la municipalidad de Coronel y presentaba un estado de deterioro avanzado. Si bien las primeras cicatrices de la estructura fueron dejadas por el terremoto de 1939, su declive comenzó en la década del ‘80 con el primer cierre de la carbonífera y el cambio de siglo lo dejó prácticamente en total abandono.

Cabe destacar que los trabajos de reconstrucción del gimnasio Schwager comenzaron hace ocho meses, con un equipo de poco más de 30 trabajadores. Se proyecta la entrega de toda la obra a mediados del 2022.

Relacionados