«Un día con mi señora estábamos en el patio y empezó. En un momento ya era incómodo, porque todos los vecinos lo sabían. Nosotros lo aplaudíamos a veces, y así él se enteraba”, agregó.