17122018 - 11:58 Un nuevo sábado de choques entre la policía y cientos de manifestantes en Francia
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Internacional

Un nuevo sábado de choques entre la policía y cientos de manifestantes en Francia

Por Prensa Radio Agricultura |
Imagen del post
Crédito: Protestors wearing "yellow vests" (gilets jaunes) kneel and gesture in front of French riot police in Nantes, eastern France during a protest against rising costs of living they blame on high taxes in Nantes, eastern France on December 8, 2018. - French "yellow vest" demonstrators clashed with riot police in Paris on December 8, 2018 in the latest round of protests against President Emmanuel Macron, but the city appeared to be escaping the large-scale destruction of a week earlier due to heavy security. (Photo by Sebastien SALOM-GOMIS / AFP)

Enfrentamientos entre manifestantes y policías estallaron este sábado en varias ciudades del sur de Francia, incluyendo Burdeos y Marsella, en la cuarta jornada de protestas del colectivo antigubernamental de los “chalecos amarillos”.

Una marcha de “chalecos amarillos”, que congregó pacíficamente a varios miles de personas en las calles de Burdeos (sudoeste), degeneró al final del recorrido en la plaza de la alcaldía de la ciudad, donde los manifestantes lanzaron cócteles molotov, constataron periodistas de la AFP.

En una plaza aledaña, varios manifestantes se enfrentaron a las fuerzas del orden. Algunos “chalecos amarillos”, a favor de un movimiento pacífico, intentaron disuadirlos.

El patio de acceso al ayuntamiento, que fue blanco de ataques en las últimas jornadas de protesta, estaba protegido por vehículos de la policía.

Las fuerzas del orden cargaron varias veces con gases lacrimógenos contra los alborotadores que incendiaron barricades y lanzaban adoquines.

Los comercios cercanos cerraron precipitadamente sus puertas, mientras que un helicóptero sobrevolaba la zona.

En La Canebière, la avenida más famosa de Marsella (sureste), estallaron choques entre la policía y cientos de manifestantes, la mayoría encapuchados, al caer la noche, tras una marcha pacífica en la que participaron 2.000 personas.

Al igual que en París, un vehículo blindado de la gendarmería entró en acción, para reforzar a las fuerzas del orden.

La tensión era también palpable en Toulouse (suroeste), donde la policía intentaba repeler fuera del centro de la ciudad a varios miles de manifestantes.

Los manifestantes lanzaron piedras y botellas contra los comercios, que habían cerrado sus puertas de forma preventiva. La fuerza del orden respondieron lanzando granadas lacrimógenas contra la multitud.

Según las autoridades, unas 2.000 personas desfilaron en Toulouse por la tarde. Unas 20 personas fueron detenidas.

Estos disturbios se producen pese a que las autoridades habían desplegado un dispositivo excepcional en todo el país, con un operativo de cerca de 90.000 policías.

El movimiento de los “chalecos amarillos” nació a finales de octubre, desvinculado de cualquier partido político o sindicato, contra el alza de un impuesto a los carburantes.

Respaldado principalmente por los franceses que viven en la periferia, provincias o zonas rurales, se ha convertido en un movimiento de hartazgo generalizado contra la política fiscal y social del gobierno.


Potenciado por