23022019 - 13:37 Chavismo reparte medicinas y alimentos en la frontera en desafío a demandas de ayuda
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Internacional

Chavismo reparte medicinas y alimentos en la frontera en desafío a demandas de ayuda

Por Pablo Maturana |
Imagen del post
Crédito: Luis ROBAYO / AFP

El gobierno de Venezuela distribuyó este lunes medicinas y alimentos en una zona fronteriza con Colombia, cuando Juan Guaidó, líder opositor reconocido como presidente interino por medio centenar de países, redobla su campaña para hacer entrar ayuda humanitaria estadounidense.

Medicamentos como analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios, muchos en aguda escasez, eran repartidos gratuitamente en toldos blancos que protegían del sol a decenas de pacientes que hacían fila.

Al fondo se observaba la cisterna de una gandola de transporte de combustible y dos gigantescos contenedores de carga cruzados el miércoles pasado en la vía por militares venezolanos para cerrar el paso en el puente de Tienditas, que comunica las localidades de Cúcuta (Colombia) y Ureña (Venezuela).

En la zona había una fuerte presencia de efectivos de la Fuerza Armada y vehículos militares.

“Acá sí hay ayuda para la gente”, dijo a la AFP Libio Rodríguez, quien expresó su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro, al considerar que los cargamentos de comida y medicinas enviados por Estados Unidos a Cúcuta por pedido de Guaidó no son más que un pretexto para una intervención militar.

“Estamos en contra de los gringos que nos quieren robar el país”, dijo Rodríguez, un delgado hombre de 66 años.

Unas personas aguardaban por medicinas. Otros esperaban por alimentos que el gobierno distribuye a precios subsidiados en zonas populares, bajo un programa llamado Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que la oposición denuncia como un “mecanismo de control social”.

Maduro se niega a aceptar la ayuda internacional, al descartar que exista una crisis humanitaria pese a los estragos del colapso económico, con hiperinflación proyectada en 10.000.000% por el FMI para este año y escasez de toda clase de productos básicos.

El mandatario alega que la crisis se debe a las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela y la estatal petrolera PDVSA.

Para una coordinadora de los CLAP en Tienditas, donde residen -estima- unas 1.500 familias, “más que ayuda humanitaria” hace falta “el desbloqueo económico”.

El puente de Tienditas aún no ha sido inaugurado. Iba a estrenarse en 2016, pero el cierre temporal de la frontera común de 2.200 kilómetros -ordenado por Maduro a finales del 2015 y levantado meses después- retrasó su apertura.

Sin embargo, de acuerdo con reportes de prensa, iba a ser una de las vías para la entrada de ayuda humanitaria.

Guaidó, quien el 23 de enero se autojuramentó como presidente encargado después de que el Parlamento declarara a Maduro “usurpador” -denunciando que fue reelegido en votaciones fraudulentas-, llama a la Fuerza Armada a dejar pasar los cargamentos.

De negarse, los militares pasarían “una línea roja”, dijo el parlamentario opositor Miguel Pizarro.


Potenciado por