18092018 - 12:15 Caso Caval: excluyen a Luksic, Dávalos y Uriarte como testigos para el juicio
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Nacional

Caso Caval: excluyen a Luksic, Dávalos y Uriarte como testigos para el juicio

Por Natalia Seguel A. |
Imagen del post
Crédito: Jorge Loyola/Aton Chile

El Juzgado de Garantía de Rancagua excluyó una veintena de testigos para el juicio oral del caso Caval, entre los que se cuentan Sebastián Dávalos, Ana Lya Uriarte (ex jefa de gabinete Michelle Bachelet) y el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic.

Según publica hoy La Tercera, la decisión fue adoptada por el juez Luis Barría, a solicitud de la defensa. “Todo lo que tiene que ver con las tratativas previas para la compra de los terrenos de Machalí no es parte de la acusación y se excluye”, argumentó.

La preparación del juicio oral comenzó ayer, después de que el tribunal accedió a la suspensión condicional de procedimiento para la arquitecta Cynthia Ross, que estaba acusada de cohecho, y del juicio abreviado en que se condenó a Mauricio Valero, pero sólo por los delitos tributarios.

Valero, Natalia Compagnon y la sociedad Caval como persona jurídica llegarán al juicio oral que se realizaría en mayo próximo. Otros testigos excluidos fueron el presidente del directorio del Banco de Chile, Pablo Granifo, y el gerente general, Eduardo Ebensperger. Junto a Luksic, gestionaron el crédito para la compra de los terrenos.

También se excluyó como testigo al actual ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, quien como diputado RN fue el primer querellante del caso el año 2015. También quedaron fuera de la lista el ex diputado Rojo Edwards y el empresario Gonzalo Vial, tambipen querellantes.

El defensor de Compagnon, abogado Antonio Garafulic, declaró a La tercera que “estamos muy tranquilos, el juicio oral debería ser absolutamente breve y acotado solamente a dos figuras extremadamente pequeñas dentro de una larga investigación. Después de cuatro años, en que el ente persecutor amenazaba con penas de cárcel, esto quedó en casi nada”.


Potenciado por