13112018 - 16:52 Controladores aéreos acusan "cuello de botella" en Aeropuerto Internacional
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Nacional

Controladores aéreos acusan "cuello de botella" en Aeropuerto Internacional

Por Elena Cortés |
Imagen del post
Crédito: JAVIER SALVO/AGENCIAUNO

Un “cuello de botella” en el Aeropuerto Internacional de Santiago, comodoro Arturo Merino Benítez, pronostican los Controladores de Tránsito Aéreo de Chile y proponen usar las dos pistas del recinto para llegar a 55 aeronaves por hora en la salida y entrada al país.

En un comunicado, los profesionales que velan por la seguridad de las rutas aéreas, aseguran que las tardanzas serán porque el crecimiento previsto para este terminal no considera el desarrollo del espacio aéreo frente al enorme incremento que ha experimentado la aviación comercial en los últimos años.

Esta es la preocupación que plantean los profesionales aeronáuticos, quienes -junto con hacer ver este complicado panorama- han propuesto a la autoridad una serie de iniciativas para prevenir esta situación.

“Los controladores de tránsito aéreo tenemos la responsable obligación de plantear algunas dudas y solicitar que se hagan de manera expedita adecuaciones que inciden directamente en la seguridad aeronáutica, no sólo respecto a infraestructura, sino también frente a pasajeros y tripulantes”, explica el presidente del Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo, Jorge Caro Gálvez.

La Dirección de Aeropuertos del Ministerio de Obras Públicas, en el “Anteproyecto Referencial Ampliación y Mejoramiento del Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago”, en el año 2012 proyectaba 24,2 millones de pasajeros para el año 2025.

Sin embargo, los profesionales del control aéreo aseguran que estas estimaciones ya han sido superadas con la llegada del modelo low-cost y la baja de los precios de los pasajes.

“El año 2017 se movilizaron en el aeropuerto 21.426.827 pasajeros según estadísticas del concesionario, con un crecimiento de 11,6% respeto del año anterior. El aumento sostenido y las obras de ampliación del terminal de pasajeros aumentarán la capacidad para el movimiento de aeronaves, pero existe un gran cuello de botella que es que tenemos dos pistas y sólo las podemos usar como si fueran una”, advierte.

El aeropuerto Arturo Merino Benítez, fue inaugurado 9 de febrero de 1967 y contó con sólo una pista para sus operaciones hasta septiembre de 2005, cuando fue inaugurada la segunda pista. Sin embargo, hasta hoy, ambas se consideran como “una sola” (por restricciones operacionales) y no pueden realizarse despegues y/o aterrizajes de forma simultánea por no cumplir todos los requisitos de seguridad (en especial por los cerros que lo circundan y el uso del espacio aéreo cercano).

“Hasta ahora se han tomado las medidas apropiadas con los medios disponibles para el ajuste de los vuelos que llegan a Santiago, pero no son las óptimas. Estos ajustes generan demoras acumulativas en los vuelos. A medida que avanza el día, las demoras van siendo mayores y así es como un vuelo de regreso a la capital, al final del día, puede llegar a tener más de treinta minutos de retraso”, precisa.

La situación se torna aún más preocupantes si se considera que a mediados de diciembre se abrirá al público la primera fase del nuevo Aeropuerto Arturo Merino Benítez, el Espigón C, que equivale sólo al 10 por ciento del nuevo terminal y que aportará 10 nuevas mangas de embarque. En su totalidad la obra pretende duplicar la capacidad aeroportuaria.

Caro advierte que “con un crecimiento de las operaciones aéreas mayor al esperado, mientras más tiempo se demoren en implantar medidas como las propuestas, los pasajeros serán quienes sufran las demoras y las pérdidas en los vuelos de combinación, etc.; las compañías aéreas aumentaran sus costos, y el gasto-país será mayor por no haber previsto este “cuello de botella””.

Comenta que los controladores de tránsito aéreo tienen como base fundamental de su trabajo la seguridad de las operaciones aéreas y a medida que el movimiento de aeronaves crece, se hace más complejo el escenario en que se desempeñan: “Por ello, nuestra preocupación por buscar y plantear soluciones que hagan viable el crecimiento, manteniendo los altos niveles de seguridad”.

El presidente del Colegio de Controladores precisa que es prioritario hacer frente a esta situación en el espacio aéreo que complica el flujo aeronáutico, aun cuando contemos con una moderna y amplia infraestructura en tierra. Por ello, este gremio profesional ha estado analizando la situación y elaborando propuestas que ya fueron planteadas a la Fuerza Aérea de Chile; pero, hasta el momento, no se ha logrado avanzar en medidas relevantes.

Entre las ideas planteadas destacan:

· El aumento de las calles de abandono de pista para que las aeronaves las desocupen lo antes posible y así aproximar a las aeronaves con menor distancia entre ellas.

· El incremento de las calles de entradas a la pista, ya que no todas las aeronaves requieren los 3.800 metros que tiene de longitud para despegar (pueden hacerlo desde puntos intermedios, reduciendo las emisiones de gases, ahorrando combustible y aumentando la capacidad).

· Hoy, aprovechando las capacidades de navegación que tienen las nuevas aeronaves (el promedio de edad de las aeronaves de pasajeros registradas en Chile es inferior a 7 años y la llegada de aeronaves nuevas disminuirá ese promedio) se pueden crear procedimientos de vuelo que hasta ahora no eran posibles. Esto permitiría utilizar ambas pistas del aeropuerto de forma independiente más del 85% del tiempo, pasando de 40 aeronaves/hora a más de 55 aeronaves/hora, sin realizar obras de construcción.

· Complementariamente, se podría adquirir un software de alta complejidad que permita ajustar los vuelos antes de la salida, aumentando la eficiencia y reduciendo las demoras en los vuelos.


Potenciado por