16072019 - 06:05 Ricardo Palma Salamanca responde desde Francia: "Esa cosa obtusa de los comunistas la detesto"
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Nacional

Ricardo Palma Salamanca responde desde Francia: "Esa cosa obtusa de los comunistas la detesto"

Por Prensa Radio Agricultura |
Imagen del post
Crédito: Gabriela Bravo/AGENCIA UNO

En entrevista con el diario The Clinic, Ricardo Palma Salamanca, quien recibió asilo político de Francia en enero, habló sobre su tiempo en la cárcel, su estadía en México y Francia, su miedo a estar nuevamente en la cárcel y el rechazo que le genera la cultura comunista que le tocó vivir.

Luego de haber participado del atentado que terminó con la vida de Jaime Guzmán, el 1 de abril de 1991, fue detenido y trasladado a distintas cárceles. Allí, cuenta, se “ensañaron” con él, posiblemente para “enviar un mensaje”, puntualiza.

“El juez Alfredo Pfeiffer me escupió dos veces. Me amarraba con cadenas de pies y manos a la silla mientras me interrogaba. Era un nazi. Cuando llegué a la Penitenciaría me tuvo 28 días incomunicado y luego me ingresaron al sector de los enfermos mentales, con quienes estuve tres meses. Eso de convivir con locos es una experiencia muy inusual. Hay cero higiene, se mean, se cagan. No existe interlocución posible.

Palma Salamanca, detalló su paso por Cuba y su posterior ida hacia México, desde donde finalmente emigró hasta Francia, lugar en el que vivió con la familia de su ex esposa, quienes le aconsejaron pedir el asilo. En ese país debió comenzar una nueva vida, incluso con clases de francés.

Sobre si está arrepentido de haber pertenecido al Frente Patriótico, señala que fue “parte de una experiencia histórica”, aunque agrega que “obviamente debí haber tomado mi camino y dedicarme a lo que sabía y me gustaba hacer, que era la fotografía y el arte en general. Ya no me quedaba ninguna convicción. Tenía 20 años. Caí a los 21. Me pasé cuatro años y 10 meses en diferentes cárceles”.

Palma Salamanca cree que lo que en ese momento lo motivaba “la justicia. El abuso de la fuerza por parte de la dictadura en aquel tiempo. Eso mucho más que la construcción de una Patria Socialista y todo ese cuento”, dijo.

Por último, Palma Salamanca reitera que su principal aspiración es pasar “desapercibido”, (…) “No se pueden repetir experiencias fallidas, por épicas que hayan sido”. Fueron parte de la entrevista.

Agencia Uno


Potenciado por