Un registro audiovisual muestra la polémica decisión adoptada por el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto. El edil de la de la histórica ciudad, sacó de su oficina un cuadro del Presidente Sebastián Piñera. 

«Déjalo por allá», expresó la autoridad a la personaba que registraba el momento, que fue viralizado durante esta tarde a través de redes sociales.

Al ser consultado respecto de esta situación, el alcalde Soto afirmó que  «yo no dramatizaría el tema. Quise poner en un lugar destacado de mi oficina a uno de los alcaldes más queridos que ha tenido la ciudad de Rancagua, Patricio Mekis. Por lo tanto, lo instalé».

Cabe señalar que el edil de Rancagua es uno de los afectados por la ley que promulgó el Mandatario, que limita la reelección de autoridades.