Agricultura
PRESENTADO POR
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Tendencias

En Londres, un Scrabble erótico para unir parejas

Por Gustavo Assad |
Imagen del post
Crédito: Participants play "Dirty Scrabble, an event during which singles can get to know each other, at Smith"s Cocktail bar in west London on November 7, 2017. In London, some people had the idea to reinvent the rules of Scrabble to spice up speed-dating evenings, transforming the venerable septuagenarian board game into a small erotic dictionary. / AFP PHOTO / ADRIAN DENNIS

Una palabra triple: cunnilingus. En Londres, alguien tuvo la idea de reinventar las reglas del venerable juego de componer palabras del Scrabble para dar un toque picante y erótico a las veladas de citas rápidas.

La velada lleva el nombre de “Dirty Scrabble”, “Scrabble sucio”, y atrae a una veintena de londinenses, jóvenes y no tan jóvenes, a un cómodo salón privado de un pub del barrio de Hammersmith, en una noche desapacible de otoño.

Música sugerente, luces ténues, velas, cócteles…. La noche tiene todos los ingredientes para que estos solteros se conozcan y vayan más allá si hay afinidad.

Fue Jordi Sinclair, un joven empresario especializado en la organización de veladas lúdicas, quien tuvo la idea de mezclar citas rápidas (“speed dating”) y un Scrabble especial.

AFP PHOTO / ADRIAN DENNIS

– Palabras que rompen barreras –

“El Scrabble está bien, pero para conocer a gente es un poco demasiado intelectual”, explicó a la AFP este treintañero, que vestía camiseta negra y pantalón vaquero desgarrado.

Efectivamente, el Scrabble es un juego de paciencia que requiere concentración y se ajusta mal al ritmo desenfrenado y la tensión de esos encuentros cronometrados propios de las citas rápidas organizadas.

Para acomodarse a ellas, los organizadores cambiaron las reglas del juego: en el Dirty Scrabble no se cuentan los puntos, hay 11 letras en vez de 7 y pueden tomarse licencias con la ortografía.

Pero sobre todo, insistió Jordi Sinclair, hay que encontrar las palabras “más sexys posibles”, sin censura, restricción o tabúes. “Es más fácil hablar de sexo cuando lo tienes escrito delante de las narices”, añadió.

AFP PHOTO / ADRIAN DENNIS

 


Potenciado por