Ulises Blanch archivos - Radio Agricultura
Publicado enDeportes

Cristian Garin vence Blanch en una jornada maratónica y avanza en el US Open

El tenista chileno Cristian Garín (19º de la ATP) fue de menos a más este lunes para sacar adelante el estreno en el US Open, Grand Slam que se disputa en las canchas del Billie Jean King National Tennis Center, en Nueva York.

Pese a llegar con el claro favoritismo, debido a su condición de decimotercer sembrado del cuadro y por enfrentar a un jugador invitado, la primera raqueta nacional sufrió en demasia y contó con demasiados altibajos en su juego.

Pese a todo, el ‘Tanque’ logró sortear un desfavorable escenario inicial, tras perder los dos primeros sets, para vencer al jugador local Ulises Blanch (244º) con parciales de 4-6, 5-7, 6-4, 6-4 y 6-2, en más de 3 horas y 15 minutos de juego.

El arranque del ariqueño no fue bueno en el Court 11 de Flushing Meadows al presentar demasiados errores no forzados. Es más, hubo un momento en que el ‘top-20’ gritó “¡Qué estoy jugando mal!”, autocrítica que reflejaba su incomodidad en la pista.

Con dos quiebres en momentos claves, en el décimo game del primer set y en el duodécimo del segundo, Garín sucumbía ante el estadounidense de 22 años y quedó practicamente con un pie fuera del ‘Grande’ sobre el cemento norteamericano.

Sin embargo, el despertar del chileno comenzó a aparecer desde el arranque de la tercera manga y su rival entró en desconcentraciones que no había mostrado en los primeros parciales.

Gracias a un rompimiento en el tercero y otro en el cuarto set, el ganador este año en la arcilla de Córdoba y Río de Janeiro volvió al partido y en esta ocasión no dejó escapar su momento. En la hora de la verdad, el chileno no mostró puntos bajos y gracias a tres break, contra uno de su oponente, cerró el partido.

Por la segunda ronda del US Open, Garín se verá las caras con el kazajo Mikhail Kukushkin (90°), quien venció por 6-4, 7-5 y 6-4 al húngaro Attila Balazs (76°).

Cabe recordar que el US Open se juega bajo estrictos protocolos sanitarios, sin presencia de público, para evitar contagios de coronavirus.