Izkia Siches, futura ministra del Interior, abordó varios temas de seguridad ciudadana, como la reforma a Carabineros, el conflicto en La Araucanía y las personas detenidas durante el estallido social.

En entrevista con el programa Mesa Central de Canal 13, Siches reconoció que “va a ser parte de mi rol constituir un equipo que nos hagamos cargo trabajando en conjunto con Carabineros”.

“Ya tuve la oportunidad de conversar telefónicamente con el general Yáñez. Espero que nos podamos reunir, tener un fiato y un trabajo colaborativo”, agregó.

Con respecto al conflicto en la Macrozona Sur, la futura ministra afirmó que “lo primero es solidarizar con las familias de las víctimas, ha sido una semana muy compleja”.

“Este quizás va a ser uno de los desafíos más grandes de la cartera que me va a tocar encabezar y lo hago con mucha humildad y responsabilidad”, aseguró.

No obstante, planteó que “entiendo que tenemos que intentar hacer cosas diferentes, pero también mantener el estado de derecho y la seguridad de las personas que viven ahí”.

Consultada por el emplazamiento de los camioneros para mantener el Estado de Excepción Constitucional, la futura jefa de Gabinete indicó que “mi primer llamado es que nos podamos juntar, reunir a conversar porque necesitamos repensar la forma de enfrentar este problema”.

“Una de las primeras invitaciones tiene que ver con reconocer, que por lo menos de la mano de este gobierno (…) tenemos absolutamente claro que aquí hay un problema de fondo, que es territorial, que es de reconocimiento, autonomía de nuestras primeras naciones, pero también un fenómeno de violencia que ha dejado víctimas mapuche y no mapuche que tiene que detenerse”, complementó.

En la misma línea, recordó que “nuestro Presidente ha dicho que estamos disponibles para dialogar con todos quienes estén disponibles para avanzar con la paz”.

“Entendemos que la paz requiere una nueva perspectiva en materia de territorio, en materia de reivindicaciones, en materia de autodeterminación de nuestras primeras naciones, pero no es algo que solo dependa del gobierno”, destacó.

Asimismo, reconoció que “tenemos el deber y voy a tener yo el deber de garantizar que efectivamente no tengamos más víctimas, no tengamos baleos a camioneros y no sigamos viendo hechos de violencia que no nos ayudan a construir este objetivo y en donde nuestro gobierno va a tener una perspectiva política que es clara”.

En otro aspecto, abordó la problemática de las manifestaciones en el sector de la plaza Baquedano en Santiago y las personas que permanecen detenidas por delitos cometidos durante el estallido social.

Siches expresó que “vamos a tener que profundizar, caracterizar cuales son esas personas y ojalá cómo proteger a las personas que viven en esos territorios”.

“Aquí, algo que es clave es la empatía, nadie quiere tener una protesta en la puerta de su casa, independiente de donde viva. Hay personas que viven en esos territorios, algunas que se dedican al comercio en esos territorios, que su vida realmente ha cambiado radicalmente”, añadió.

Sobre el proyecto de indulto, planteó que “si avanzamos en un proceso como este, tampoco es para decirles a las personas que se están manifestando, en los distintos lugares del país, de que acá hay chipe libre”.

“Muy por el contrario, nuestra garantía es darle a las personas un país que está en orden, que funciona, donde se puede vivir en paz”, aseguró.

Finalmente, la futura ministra del Interior sentenció en materia de migración que “se deportará a las personas que se tenga que deportar, pero con apego a los Derechos Humanos”.