Comparte

De acuerdo a un estudio en Brasil, el 43% de las mujeres del país carioca reconoció haber sufrido acosos sexual en algún momento de sus vidas. La cidra aumenta a más del doble cuando la situación es al interior de una discoteque,según un estudio realizado por la ONG feminista Think Olga.

Es por esto que la marca  Schweppes  se unió a la agencia Ogilvy en Brasil para lanzar una campaña que visibiliza, con números, la problemática que viven muchas mujeres en el día a día.

Con el nombre «El vestido del respeto», Nagib Nassif, especialista en desarrollo tecnológico, diseñó una prenda con muchos sensores entre la tela en diferentes partes del cuerpo capaces de detectar en tiempo real si la persona es tocada y, a través de un mapa de calor, dan una visión de los lugares más frecuentes.

El vestido fue entregado a 3 mujeres distintas para que lo vistieran por una noche en una discoteque de Sao Paulo y este fue el resultado.

Las voluntarias,  Luisa, Tatiana y Juliana, piden durante toda la noche que no las toquen. Sin embargo, en tres horas y 47 minutos fueron tocadas 157 veces en total. Esto es 52 veces cada una.

En términos de tiempo, entre las tres fueron tocadas sin consentimiento 40 veces por hora.

«Todas las mujeres sufrieron acoso alguna vez, pero no hay una visión real de lo que pasa», dice Tatiana Rosas, una de las protagonistas del video, «la mujer no es un animal al que acorralar y capturar», agrega.

Luisa Castro, comenta: «Soy una persona interesante. Me merezco que intentes hablar conmigo cinco minutos».

«Intenta acercarte a mí con calma y habla conmigo sin tocarme», dice Julia Schulz. La tercera participante.

De acuerdo a sus creadores, el anuncio busca crear conciencia social sobre una problemática de abuso que no ha hecho sino crecer en el último tiempo.

«La iniciativa busca que la gente vea una realidad y observe desde una perspectiva más cercana hasta qué punto las mujeres son acosadas», explica en el video Nassif.

Últimas Noticias