Alejandro Zo–ez/ Photosport
Comparte

El futuro de Santiago Wanderers había quedado incierto después de que el máximo accionista, Nicolás Ibáñez, anunciara su salida, a través de la Fundación Futuro de Valparaíso, del cuadro caturro y que no seguirá respaldando al club financieramente.

Por eso, el martes se realizó una junta de directiva de emergencia para ver una nueva ruta administrativa y económica tras la partida del empresario. En la cita se definió agendar otra junta de accionistas para el 15 de abril.

El presidente Rafael González explicó a El Mercurio que la salida de Ibáñez "se ajusta al marco regulatorio que rige a las sociedades anónimas, donde cualquier accionista mayoritario puede retirarse dentro de un orden, plazos e hitos claros. Esto es solo un cambio de un accionista. Wanderers ha pasado por muchas situaciones complejas y ha seguido con vida. Esta vez no será la excepción".

Además, el timonel añadió que el presupuesto del elenco porteño para este año "no corre riesgo alguno", aunque aseguró que la deuda del Decano con el empresario, por concepto de préstamos y paquete de acciones, asciende a 5 mil millones de pesos.

Últimas Noticias