Conquistar la Bundesliga por décima vez consecutiva no fue suficiente para calmar las aguas en el Bayern Múnich. Y es que tras caer por 3-1 ante el Mainz este fin de semana, gran parte del plantel tomó la polémica decisión de viajar a Ibiza para irse de fiesta.

Según desveló el prestigioso diario alemán Bild, una vez terminado el partido, varios futbolistas armaron sus maletas y se subieron a un avión privado para dirigirse a Ibiza. Fueron pocos los integrantes del plantel que se quedaron en la capital alemana, entre ellos el capitán Manuel Neuer, para preparar el próximo encuentro ante el Sttutgart.

Esto provocó la molestia de sus aficionados. Y es que pese a ganar el campeonato local, el elenco bávaro no tuvo buenas actuaciones en el resto de las competencias: en la Copa de Alemania se despidió en la segunda fase al caer ante el Gladbach por 5-0, mientras que se dijo adiós a la UEFA Champions League a manos del Villarreal en cuartos de final.

El multicampeón alemán atraviesa por un proceso de reestructuración, donde la Comisión Directiva del club evalúa la salida de varios jugadores y el arribo de otros tantos.