Comparte

El Napoli se impuso por un contundente 1 a 3 en su visita al Bérgamo para enfrentar al Atalanta. El cuadro napolitano sigue firme en la lucha por el Scudetto y fue solo sonrisas, aunque hubo un episodio que amargó la celebración de la victoria.

Y es que en varios momentos del partido, hinchas de la Diosa profirieron insulto racistas contra el defensor camerunés Kalidou Koulibaly.

Tras esta situación, el Atalanta repudió estos hechos a través de un comunicado, donde sostuvieron que "la Atalanta comunica que se opondrá enérgicamente a cualquier conducta que no se ajuste a los principios de civilización y educación que siempre ha perseguido este club".

"No queremos, y lo subrayamos, dar visibilidad a temas que nada tienen que ver con nuestro entorno y, por tanto, sin clamores ni generalizaciones, actuaremos en los despachos competentes para que la imagen del club y de la ciudad de Bérgamo estén protegidos", concluyeron.

No solo fue el club, sino que también el alcalde de la ciudad, Giorgio Gori, quien mostró su molestia por la situación. "Qué vergüenza los insultos racistas de algunos aficionados de la Atalanta en el estadio. Los pocos que gritaron no nos representan, pero se las arreglan para hacernos quedar mal. Mis disculpas y las de los ciudadanos a nuestros amigos de Nápoles", apuntó en Twitter.

Por otro lado, la Federación Senegalesa de Fútbol se expresó en defensa de su seleccionado, donde indicaron que "estos idiotas descerebrados no tienen cabida en un estadio. Fuerza, Kalidou. El pueblo senegalés lo apoya de todo corazón".

Últimas Noticias