chile-y-chinaChile se convirtió hoy en el primer país en promocionar su imagen con una presentación de su oferta agroalimentaria y paisajística en la sala de uso comercial más alta del mundo, por donde pasan miles de personas a diario.

El proyecto, “Chile en el Cielo”, es una exposición temporal de bodegas, alimentos y elementos paisajísticos del país andino, desde la iconografía y los moais rapanui de la Isla de Pascua, hasta el espectacularidad del universo captado por el proyecto de radiotelescopios ALMA del desierto de Atacama.

La muestra, inaugurada hoy por el embajador de Chile en China, Jorge Heine, junto a autoridades locales, permanecerá hasta el próximo 6 de mayo como la gran actividad promocional temporal del Centro Financiero Muncial de Shanghái (SWFC), el tercer rascacielos más alto del mundo, de 2008, con sus 101 pisos y 492 metros de altura.

Precisamente el edificio cuenta con el mirador turístico más alto de todo el planeta, en el mismo corazón del barrio financiero de Lujiazui, donde se ubica, como una de las joyas del bosque de rascacielos más futurista y emblemático de la China del siglo XXI.

Por allí pasan más de dos millones de personas al año: son miles al día, y en fines de semana hasta más de 10.000 turistas diarios, y todos ellos, al bajar del mirador, pasan por la espaciosa sala comercial del piso 24, sin columnas y con grandes ventanales, donde se presenta estos días Chile, a 423 metros de altura.

El proyecto arropa a una veintena de empresas chilenas presentes en China, que muestran sus productos en el salón comercial con mejores vistas aéreas de Shanghái.

“Las empresas chilenas tienen muy claro que Shanghái es la puerta de Chile para entrar a China”, dijo a Efe Heine, que celebró que el comercio bilateral chileno con la República Popular superó ya los 32.000 millones de dólares en 2015.

“Para nosotros es una oportunidad única, tenemos que aprovecharla bien”, explicó por su parte uno de los bodegueros presentes, Diego García, de bodegas Carolina.

“Estar acá da una imagen absolutamente de producto ‘premium’, que es lo que nuestra industria hoy en día está buscando”, explicó, ya que “hoy en día el vino chileno es percibido como de buena calidad por un precio barato”, y aunque eso ayudó hace años, ahora sus bodegas quieren vender sobre todo alta calidad y mayor precio.

Fuente: Portal del Campo