Comparte

Una severa e inédita escasez de leche en polvo para lactantes es la que se está viviendo en Estados Unidos, una situación que ha desatado una ofensiva política en contra del Presidente, Joe Biden, y gatillado la promesa de la Casa Blanca de tomar cartas en el asunto.

En las últimas semanas encontrar fórmula para recién nacidos ha sido todo un reto para los padres de los distintos estados de la potencia mundial, desabastecimiento que ha sido provocado por los problemas logísticos globales ocasionados por la pandemia, pero también debido a una retirada masiva de estos productos por parte de la gigante Abbott -el principal fabricante de leche para lactantes en EE.UU.-, por motivos de seguridad.

En febrero, Abbott se vio obligada a cerrar su mayor planta de producción de fórmula láctea en Estados Unidos, después de que cuatro lactantes sufrieran una infección bacteriana y dos de ellos fallecieran.

Así, la semana pasada -según Datasembly- el desabastecimiento de leche en polvo infantil en ese país alcanzó un 43%.  Por eso, Biden ha mantenido conversaciones con los principales fabricantes de ese producto de su país para que aumenten la producción, y además, anunció que importará mayores cantidades de ese producto, nombrando a Chile como una de las fuentes «clave» para ello.

Una noticia que fue recibida con los brazos abiertos por los productores nacionales. Marcos Winkler, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche), sostuvo que esto se trata de «un reconocimiento a la seriedad del país, la calidad de leche chilena y responde a una larga data e historia de exportaciones con Estados Unidos».

«Desde este punto de vista, es destacable que Chile se encuentre en el radar de importantes mercados y coincide con la visión que nosotros tenemos como gremio y en la cual estamos trabajando, en cuanto al desarrollo y consolidación de una marca sectorial como Chilemilk para potenciar, justamente las exportaciones de productos lácteos chilenos en el mundo”, agregó.

Dicho eso, aseguró que, con la mayor demanda esperada de fórmulas infantiles por parte de Estados Unidos, «no hay riesgo de desabastecer el mercado interno».

De todas formas, fuentes al interior del Ministerio de Agricultura aseguraron estar atentos a la situación, por ello, se encargó un análisis «con carácter urgente» a la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) para conocer el detalle de la situación de las fórmulas lácteas infantiles, tanto a nivel local como externo.

La cartera lidera por Estaban Valenzuela espera tener dicho informe durante la próxima semana.

Las exportaciones de fórmula infantil chilena

En Chile, según datos de la Asociación de Exportadores de Productos Lácteos (Exporlac), las exportaciones de lácteos chilenos han bordeado los US$200 millones en los últimos años y casi el 30% de ellos son productos alimenticios infantiles, los cuales llegan a 21 mercados alrededor del globo.

En 2021, el mayor receptor de los envíos nacionales de leche en polvo infantil fue Emiratos Árabes Unidos, acaparando el 63% del total. Le siguen Canadá (6%) y Bangladesh (4%). Estados Unidos aparece en el décimo puesto (2,2%). «Con un Tratado de Libre Comercio vigente desde 2004, revisado regularmente, como se hace desde siempre con todos los tratados, con desgravaciones arancelarias completas en 20155 y sin cuotas para lácteos, es claro que el mercado norteamericano podría absorber una mayor proporción de este producto chileno», subrayó a Emol Guillermo Iturrieta, presidente de Exporlac.

En esa línea, agregó que «por nuestra parte existe una capacidad instalada e inversiones en regiones pensadas precisamente en el futuro del sector exportador. EE.UU. ha sido por varios años el primer destino, principalmente por la leche condensada, pero en los últimos dos años ha sido superado por Emiratos Árabes, precisamente por el producto en cuestión: los preparados alimenticios infantiles», un producto que ahora «es claro que busca Estados Unidos».

Por último, Iturrieta sostuvo que la industria lechera nacional pasa por un buen momento. «Se estima una capacidad instalada un 30% superior a la ocupación actual», dijo, añadiendo que si bien la aguda sequía que enfrenta al país ha derivado en mayores costos para el sector por tener que implementar riego en praderas, aquello, al mismo tiempo, ha dado «mucho mejores resultados».

Últimas Noticias