21052018 - 22:43 Panelistas de Mucho gusto confesaron entre lágrimas crudas historias familiares
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Entretención

Panelistas de Mucho gusto confesaron entre lágrimas crudas historias familiares

Por Pablo Maturana |
Imagen del post
Crédito: CAPTURA

Viñuela recordó una discusión que tuvo con con su hermano, el padrino de su hijo. 

Bromas, bailes, canto y risas son algunos de las características del “Mucho Gusto”, pero también hay espacio para el desahogo, espacio donde los rostros del matinal muestran todos sus sentimientos.

Eso fue lo que ocurrió en el programa de este jueves, cuando comenzaron a hablar sobre el tiempo en que los animadores y panelistas pasan con sus familias.

“Mi mamá hoy día, está enferma, nada grave, pero ayer me escribió para pedirme ayuda. Fue tan doloroso para mí decirle que no podía porque no tenía tiempo, ‘mamá, llego súper temprano al matinal, después tengo la radio, después tengo ensayo’. Pero paré y dije ‘¿De verdad es tan importante todo lo que tengo que hacer?, ¿Se va a paralizar el país si llego un poco más tarde?"”, comentó una emocionada Begoña Basauri.

Luis Jara tampoco ocultó sus sentimientos y lloró al recordar una conversación con su esposa. “Le dije la verdad, que me quería hacer cargo, que no la quería interrumpir, que no quería absorberla a ella, quería ser yo. Nos pegamos una llorá tremenda, tan bonita. Porque los temas, no solo están relacionados de padre e hijo, hermano-hermano. También con tu pareja”

Otro que recordó un íntimo momento fue José Miguel Viñuela, quien estuvo distanciado con su hermano. “En un minuto me puse a llorar, porque uno de mis hermanos es el padrino de mi hijo, y con él estábamos particularmente distanciados. Le dije ‘sabí qué, Diego está grande, pero es una guagua, tiene dos años ocho meses. Todavía estás a tiempo, todavía estamos a tiempo de recomponer eso, de vernos más’. Entonces decidimos, de una vez al mes juntarnos los cuatro”.

María José Quintanilla también contó su experiencia, recordando una vez más la enfermedad de su padre. “Yo a mí papá lo llevo siempre conmigo, y desde que se fue me prometí que cada vez que viaje debo ir a despedirme de mis cercanos”.


Potenciado por