20022019 - 15:53 La ex de Hernán Calderón, Alejandrá Álvarez, trabaja en Uber para costear su difícil presente
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Entretención

La ex de Hernán Calderón, Alejandrá Álvarez, trabaja en Uber para costear su difícil presente

Por Prensa Radio Agricultura |
Imagen del post
Crédito: Alejandra Álvarez

La exopinóloga y expareja de Hernán Calderón, que a su vez es expareja de Raquel Argandoña, está teniendo un difícil presente.

Quien es recordada por sus fotos desnudas, que fueron filtradas por Pamela Díaz en 2008, reveló en “La Mañana de CHV” que padece del “Mal de Chagas”, una enfermedad causada por un parásito tras la picada de una vinchuca.

Para financiar el tratamiento médico, tuvo que vender su empresa de confección, pero acusa que al hombre que se la vendió, aún no le paga $100 millones.

En conversación con La Cuarta, Álvarez contó que se hace de dinero trabajando en Uber. “Algunos pasajeros me reconocen, generalmente las mujeres, quienes se sacan el sombrero porque estoy tratando de seguir adelante”, contó.

“Esta es una enfermedad que la tienen muy pocas personas, sé que hay más enfermos de Sida que de Mal de Chagas. Se adquiere a través de la placenta, transfusión o picada de la vinchuca. El parásito se aloja en todos los órganos del cuerpo atacándote el esófago y el corazón”, explicó.

El tratamiento aún no lo empieza, y dice que algunos de los síntomas que siente son problemas para deglutir y cansancio.

“Fui a la tele porque he recibido muchas amenazas, esto lo vendí para pagar a los acreedores y la verdad es que siempre doy la cara. Este hombre ha estafado a mucha gente y sólo quiero que me pague, que la justicia haga su pega”, detalló.

Sobre si volvería a la vida de la televisión, ella reconoce que “ya pasó mi cuarto de hora”.


Potenciado por