En el mundo se están realizando más de cien investigaciones para dar con una vacuna que funcione contra el coronavirus.

De todas las pruebas, hay dos opciones que empiezan a sonar con más claridad cómo el antídoto a esta pandemia.

Curiosamente, son las mismas vacunas que se utilizan para combatir la tuberculosis (BCG) y el sarampión, las paperas y la rubeola (MMR, por su sigla en inglés). Ambas ya han sido testeadas en niños, lo que garantiza su seguridad. Además, el hecho de ya existir, las convierte en los antídotos más económicos y sencillos de distribuir.

Las investigaciones están siendo lideradas por expertos de Australia, Holanda y Egipto. Cabe destacar, que ambas vacunas son parte del Sistema Nacional de Inmunización del Ministerio de Salud.

Rodrigo Pacheco, director del Laboratorio de Neuroinmunología de la Fundación Ciencia y Vida señaló a La Tercera: “Yo las veo como una buena alternativa provisoria mientras se logra una vacuna contra el coronavirus. Lo ideal es una vacuna específica, segura y efectiva contra el corona virus. En el caso de estas dos vacunas ya sabemos que son seguras. Falta saber si son efectivas contra el nuevo virus. Siempre considerándolas como prevención. Si alguien ya comenzó con la enfermedad, no servirían”.