Comparte

Un patrullaje de inspección por uso de leña en calefactores domiciliarios, realizaron la seremi de Salud, Rosa Oyarce y el seremi de Medio Ambiente, Cristián Ruiz, en Camino El Refugio, en el sector de El Arrayán.

Este tipo de estufas se utilizan sólo en un 6% de total hogares de la RM, generando el 95% de la contaminación ambiental. En 2018, durante el plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC), se fiscalizará y vigilará casi 2 millones de hogares, para verificar que no se utilicen calefactores a leña y que también las más de 13 mil fuentes fijas industriales sean fiscalizadas.

De las emisiones totales de material particulado del sector productivo, las fuentes más contaminantes son las calderas y los procesos industriales.
Este año, desde que se inició el período de GEC el 1 de mayo, el equipo de la seremi de Salud RM ha iniciado 25 sumarios sanitarios. En lo que respecta a fuentes fijas industriales, se han inspeccionado 220.

Las actividades industriales y la calefacción a leña domiciliaria aportan un alto porcentaje al total de la contaminación atmosférica. El plan de descontaminación ambiental prohíbe a contar de este año, la utilización de este tipo de artefactos en San Bernardo y Puente Alto. En alerta, pre-emergencia y emergencia, ningún calefactor de uso residencial en la Región Metropolitana puede usar leña, carbón vegetal y derivados de la madera.

Cabe reseñar que la contaminación ambiental provoca graves daños a la salud de la población, especialmente en menores de edad, adultos mayores y personas con patologías de base.

“Estar expuesto al material particulado fino 2,5 afecta en mayor medida la salud, por su condición ingresa a la zona traqueo –bronquial, incluso puede llegar al torrente sanguíneo, incidiendo en el desarrollo de enfermedades respiratorias, asma, neumonía, bronquitis, cardiovasculares, cáncer de pulmón y cardiopulmonares. Estas patologías derivan muchas veces en hospitalizaciones e incluso en mortalidad”, explicó Oyarce.

El seremi de Medio Ambiente, Cristián Ruiz, señaló que “hacemos un llamado a la población a cumplir con las medias de prohibición de uso de cocinas y calefactores a leña, a usar combustibles más amigables con el medio ambiente, como los artefactos eléctricos, de gas o kerosene”.

Las enfermedades respiratorias y la contaminación ambiental tienen relación directa. El año pasado se registraron 147 mil urgencias respiratorias en los servicios de hospitalarios de la RM, casi 10 mil menos en comparación al 2016 (157 mil atenciones), año donde hubo más episodios críticos de contaminación.

“La reducción de las emisiones tiene importantes beneficios para la salud. Proyectamos que, en la RM, evitaremos más de 1500 muertes para el 2026 y disminuiremos cerca de 11 mil casos entre enfermedades cardiovasculares, asma, neumonía, bronquitis, entre otros”, dijo la Autoridad Sanitaria. Las consultas respiratorias van en aumento leve pero sostenido y se ha elevado la circulación del virus parainfluenza.

“En la administración anterior se trabajó el plan que se desarrolla actualmente. Sin embargo, los recursos se utilizaron en el plan en sí, pero no se consideró el gasto para fiscalizar, no existe un aumento de planta para realizarla”, recalcó Oyarce.

El año pasado se declararon 3 pre-emergencias y ninguna emergencia por material particulado 2,5. Las multas que se pueden cursar van desde 0,1 UTM hasta 1000 UTM. Las denuncias, en tanto, se reciben en el sitio web www.asrm.cl, en el sistema OIRS en línea.

Últimas Noticias