Comparte

El Ministerio del Medio Ambiente entregó cifras que demuestran el aumento sostenido de la contaminación atmosférica que han tenido las principales ciudades del centro-sur del país en los días críticos de polución.

De acuerdo al reporte entregado el 21 de agosto, Santiago, contrario a la tendencia de los últimos años que lo mantenía con una baja, presentó un aumento en episodios críticos por Material Particulado Fino (MP 2,5), según consignó el diario «La Tercera».

El informe es entregado 10 días antes de cerrar el periodo de restricción vehicular permanente a automóviles catalíticos.

Así, la ciudad ha tenido 40 jornadas de alta contaminación, esto es 11 días más que en 2017, cuando se registraron 29 episodios, entre alertas, preemergencias y emergencias.

Si bien la capital no ha registrado Emergencia Ambiental, el 17 de junio en la estación Pudahuel, en la zona poniente de Santiago, las cifras bordearon este límite alcanzando un peak de esmog de 440 puntos.

El jefe de la División de Calidad del Aire del Ministerio, Marcelo Fernández, apuntó a la disminución de agua caída, indicando que este invierno “se ha caracterizado por un déficit de precipitaciones del orden de un 57%”.

Pese a esto, el aumento en comparación al año anterior despierta cuestionamientos a la efectividad del Plan de Decontaminación de la región Metropolitana.

Ernes Gramsch, investigador del área ambiental de la Usach, sostuvo apuntó al aumento de vehículos en circulación como un posible responsable: “Ha crecido de tal manera el parque vehicular, que medidas como la restricción no tienen utilidad.

En esa línea, el experto propone medidas especiales en la urbe como la fiscalización de quemas ilegales en puntos específicos, como las ocurridas al borde del río Mapocho.

Últimas Noticias