19062019 - 19:49 No dan lo mismo si son 120 ó 155
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Opinión

No dan lo mismo si son 120 ó 155

Imagen del post

Aunque han pasado algunos días desde la Cuenta Pública, ésta sigue latente. Y es que fue una explosión de reacciones lo que desencadenó; desde anuncios sorpresivos, competencias de “aplausómetro” y disfraces varios. Con todo, aún quedan cosas por digerir. Y, en particular,  comentar.

Si bien hay muchas iniciativas bien encaminadas, hay una que no deja de hacer ruido, no solo por los aplausos que sacó, sino por su importancia: la modificación a 120 parlamentarios anunciado por el Presidente Piñera.

Hace ruido no sólo porque este número fue recientemente modificado después de un proceso de años de estudio, es más, la reforma al sistema electoral para elegir al Parlamento sólo ha vivido una elección y recién sus “primeros efectos” se están observando, como para poder efectuar una evaluación seria de este cambio.

Además, este anuncio estaría yendo en sentido contrario de la experiencia comparada, que indica una tendencia clara: con el objetivo de aumentar la representatividad, se ha ido aumentando el número de escaños en los poderes legislativos.

Con todo, es importante preguntarse lo que motiva a esta eventual reforma. Si lo que se tiene en mente es hacerse cargo de los bajos niveles de confianza y aprobación del Congreso Nacional, bienvenido sea, pero deberíamos enfocarnos primero, por ejemplo, en fortalecer la capacidad técnica de éste.

Si el problema son las grandes sumas de dinero que en él se mueven, revisemos la dieta parlamentaria y sus viáticos. En definitiva, lo que debería buscarse es su fortalecimiento y no su deslegitimación, señalando, de manera indirecta, que son los parlamentarios el problema. Indudablemente hay quienes no se toman en serio la importancia de lo que significa ser servidores públicos, cuando sí podemos suponer que les gustaría serlo de la ciudad de Gotham probablemente.

Si salvamos el punto del Presidente, es verdad que es necesario reformar varios aspectos de nuestro Congreso Nacional. Se necesita revisar con urgencia los mecanismos de asesoramiento, aumentar los mecanismos de transparencia e inclusive el proponer explorar mecanismos que permitan generar una estrecha relación entre esta institución y la población. Así, podremos hacer efectivo el derecho de petición no solo a grandes “lobbyistas”.

Por eso, fortalecer el Congreso, volviéndolo más representativo, pero cuidando la gobernabilidad del país, son valores que debemos tener en mente a la hora de moldear los próximos años de nuestro país. Démosle el tiempo que merece a la reforma de 2014, para evaluar sus ventajas y desventajas. Porque es a través del Congreso, y no a pesar de él, que lograremos el día de mañana un país más comprometido, compenetrado y, por supuesto, con mejores y más serias políticas públicas.

Hubo ya un autor que sostuvo que las instituciones de un país son como sus “huesos sociales”; y es por eso que, sin ellos, como un cuerpo sin estructura, nos derrumbaremos si es que no despertamos de este letargo.

Magdalena Ortega P.
Directora de Formación

IdeaPaís


Potenciado por