Este lunes, y a partir del trabajo generado en comisión de Hacienda del Senado, la iniciativa que establece un financiamiento para la Pensión Garantizada Universal (PGU) fue despachada a su tercer trámite en sala de la corporación, estableciendo otros mecanismos de financiamiento, a través de nuevos impuestos a los bienes de lujo y sobretasas en el valor de las contribuciones de inmuebles, cuyo avalúo fiscal supere los 994 millones de pesos, aunque no se logró el financiamiento esperado en el largo plazo.

A primera hora, y mientras se discutía el proyecto que otorga el financiamiento a la PGU, en comisión de Hacienda, el senador por la Región de Valparaíso recordó que “el trabajo en la comisión consistió en persuadir al Gobierno de introducir más modificaciones al proyecto de ley, con tal de asegurar ingresos permanentes para financiar la Pensión Garantizada Universal, que es un beneficio que va a durar 30, 40 ó 50 años».

«Este proyecto no venía con el financiamiento adecuado, y hoy día ese financiamiento se mejoró sustantivamente, aunque no llegó al 100% de lo que andábamos buscando, pero al menos tendremos un mínimo de financiamiento que nos permitirá comenzar a pagar mejoras en las pensiones el próximo mes o mes siguiente, y de ahí a los próximos 4 ó 5 años. Eso no quita que haya que abocarnos posteriormente a una reforma tributaria más sustantiva y estructural», indicó el parlamentario.

Respecto a la discusión sobre los impuestos al patrimonio, Lagos Weber aclaró que “si insistíamos con el impuesto a los súper ricos, probablemente eso iba a terminar en el Tribunal Constitucional y nos arriesgábamos a quedar sin nada. Entonces, lo que se estableció fue buscar un camino que permita gravar con impuestos a los bienes de lujo, y de esa forma, ir generando el camino hacia un impuesto que vaya al patrimonio».

En palabras del integrante de la comisión de Hacienda, otros de los aspectos relevantes fue que se “estableció una sobretasa a la contribución de bienes raíces, de aquellas propiedades que están por sobre los 994 millones de pesos de avalúo fiscal, en valor comercial estamos hablando de 1.500 millones de pesos. Estos son altos patrimonios, los que sí van a quedar gravados en el proyecto y eso sí tiene un rendimiento importante desde el punto de vista de la recaudación y que grava a los más altos patrimonios en Chile».