Archivo
Comparte

Un cirujano que marcó con sus iniciales los hígados de dos pacientes durante sus trasplantes deberá pagar una multa de 10.000 libras esterlinas (poco más de $8 millones) y realizar trabajo comunitario por 12 meses.

Simon Bramhall, de 53 años, utilizó un láser de gas argón para escribir SB en los órganos trasplantados. Ese láser se usa para evitar hemorragias y resalta el área en la que deben trabajar los médicos.

El caso comenzó el 2013, cuando otro cirujano notó que uno de los pacientes tenía las letras en su hígado durante una segunda operación. En ese momento, Bramhall fue suspendido de sus labores en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham, Inglaterra.

Puesto que la marca no causa problemas en el funcionamiento de los órganos y desaparece con el tiempo, el médico fue condenado a una multa y trabajo comunitario.

El juez del caso, Paul Farrer, afirmó que Bramhall mostró "una arrogancia profesional de tal magnitud que viró a un comportamiento criminal".

Últimas Noticias