Este viernes Unión San Felipe y Cobreloa igualaron 1-1 en la Primera B. Tras el partido, el portero loíno, Matías Cano, denunció que un pequeño fanático rival lo escupió.

“Mira eso: niños de ocho años escupiendo y tirando piedras, muchas veces con el padre al lado… Más allá de quién gane o pierda, nosotros como personas grandes y de bien tenemos que dejar algo para el fútbol que viene”, dijo en diálogo con la transmisión oficial.

“Después, esos mismos padres son los que exigen que el niño tenga buenas notas en la escuela, se porte bien y que hagan sus cosas. La verdad es que es una desilusión muy grande ver que un nenito de siete u ocho años me escupa en la cara. ¡Hasta eso está bien! Mira la enfermedad a la que llegamos… Que te escupan está bien, y (que tiren) una piedra del tamaño de un cascote no le hace bien a la salud del fútbol nacional”, añadió.

El meta continuó diciendo que “yo, que vengo desde Argentina, siento que el fútbol chileno se está enfermando de estas cosas y pasa algo todas las semanas, como racismo y violencia en los estadios y eso no está bien. Tenemos que cuidar que las dos parcialidades puedan estar juntas en una cancha y convivir, simplemente es un juego. Si podemos ganar, que la gente se vaya contenta, pero si perdemos no es la muerte de nadie”.

Por último, confesó que lo ocurrido en San Felipe es algo que nunca había vivido en su carrera. “Hoy me equivoqué y empatamos, por esa situación no pasó esto. Nunca me había tocado que un niño tan chico me escupa en la cara. Hagamos un alto, replanteemos lo que estamos haciendo y cuidemos a la familia que viene al estadio a pasar un rato agradable, que no dependa de la violencia”, cerró.