Comparte

El tenista español Rafael Nadal clasificó de forma heroica a las semifinales de Wimbledon. El máximo ganador de Grand Slam en la historia, derrotó a Taylor Fritz por 3-6, 7-5, 3-6, 7-5 y 7-6 e inscribió su nombre entre los cuatro mejores del torneo.

Sin embargo, para conseguirlo, el mallorquín batalló más de lo esperado. Esto, porque sufrió problemas físicos que mantuvieron muy cerca de abandonar el partido. Una vez terminado el encuentro, puso en duda su presencia este viernes en las semifinales frente a Nick Kyrgios.

“No lo sé, no te puedo dar una clara respuesta”, dijo al ser consultado si podrá jugar la llave de los cuatro mejores.

“Si te digo algo y mañana cambia, sería un mentiroso. Si ya hubiera decidido algo, no estaría aquí. No haría un show de esto. Si estoy aquí es porque no he tomado una decisión. Tengo que saber diferentes opiniones. Si hay algo más importante que ganar Wimbledon es estar sano. No sé lo que tengo exactamente, es evidente que algo no está bien, pero tengo que seguir haciendo pruebas para determinar hasta qué punto”, explicó.

Nadal aseguró estar “preocupado, evidentemente. Sé el dolor que he pasado y hacia el final del partido estaba un pelín mejor porque he encontrado una manera de sacar que me molestaba menos. La cruda realidad es que arrastro estas molestias desde hace una semana, pero hoy han aumentado muy considerablemente. He entrenado poco el saque estos días para reservar”.

El español, además, confesó que su familia le pidió desde las tribunas que se retirara, aunque se negó a hacerlo. “Lo pensé durante un rato largo. Lo he hecho algunas veces y lo odio”, aclaró.

“Al menos estas cosas se curan con tiempo, no como el pie, que es algo muy diferente. La realidad es que estamos en semifinales de un Grand Slam con un problema. Al mal tiempo, buena cara”, sentenció.

Últimas Noticias