A Uno 1123780 10082
Agencia Uno
Comparte

Andrónico Luksic ha pasado la mayor parte de la pandemia en Villa O’Higgins, en la Región de Aysén. Allí, en su hacienda Las Margaritas, ha seguido sus negocios y la contingencia nacional.

Según lo publicado por el Diario Financiero, el empresario, al igual que el resto de las personas, está viviendo en un "modo Covid-19″. Luce pelo largo, que se lo amarra con un moño, y chalecos de lana, y con ese look se conecta a las reuniones por Zoom, o se pasea por el pueblo. 

Los sábados, Luksic acostumbra despertarse temprano y recorre el campo con sus trabajadores, ya sea por moto a cuatro ruedas, caballo o camioneta, dependiendo el clima. En su agenda también está, cada 15 días, reunirse con la comunidad y organizar almuerzos que, además, ayudan a la economía local. Luego de las comidas, la publicación afirma que el millonario acostumbra pedir los contactos para luego encargar preparaciones.

A Luksic se le ve feliz y libre. Maneja solo y deambula por el pueblo con naturalidad. Por eso, los demás vecinos ya lo sienten como un local no más y lo invitan a asados, donde ha confesado que le tiene "harto respeto" al virus, y por eso su decisión de mantenerse aislado en el sur. Tanta ha sido la cercanía con el pueblo, que hasta es parte de la junta vecinos y el alcalde ya lo propone como presidente de la instancia. 

La vida en Villa O’Higgins no ha estado exenta de problemas que los mismos locales deben sufrir, como la mala conectividad a internet en la zona, y que el mismo Luksic intercedió para una solución. Según el diario económico, fue él mismo quien concertó una reunión con el presidente de Entel, Antonio Büchi, que, a su vez, es hermano de Hernán Büchi, miembro del directorio de Quiñenco. Dos semanas después de la cita, los inconvenientes se solucionaron para todo el pueblo.

Últimas Noticias