uva31Las bajas temperaturas de la primavera y algunas lluvias atípicas que enfrentó la zona central, incluso en enero, han complicado a la especie más importante de exportación del sector frutícola.

La primavera atípica que se vio el año pasado, con bajas temperaturas y lluvias tardías, que se dieron incluso en enero, está causando estragos sobre la temporada frutícola 2015/2016. Bajo este escenario, el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex), Ronald Bown, comentó que la estimación actual que tiene el gremio exportador para el fin de la temporada frutícola (que culmina el 31 de agosto), es de una pérdida total de aproximadamente 300 mil toneladas de fruta, es decir, un 12,5%.

En este contexto, la producción de uva de mesa -que es la especie más importante que exporta el sector- ya está registrando problemas, que se han traducido en menores envíos. De hecho, a la fecha los embarques de este producto ascienden a 341 mil toneladas, mientras que el año pasado se exportaron 469.694 toneladas en el mismo lapso. Lo anterior supone una caída de 27,4% en lo que va de este período productivo, según datos de Asoex.

En el caso de las principales variedades tempranas, cuya temporada ya cerró, los envíos de Superior bajaron 63,3% y los de Flame Seedless retrocedieron 19,5%.

Bown explicó que además de la uva de mesa, los mayores atrasos a la fecha en exportaciones frutícolas los registran los carozos (ciruelas, nectarines y duraznos), manzanas y peras.

Juan Carolus Brown, productor de uva de la zona central y presidente de Fedefruta, explicó que “de Aconcagua al sur, hemos tenido climas que no corresponden al promedio de los últimos cinco o diez años, con una presencia de alta humedad y una primavera más fría e inestable, que no permitió la correcta maduración de la fruta”.

Brown aseguró que la pérdida de volumen total de exportaciones de uva chilena para esta temporada debería ser de entre 10 y 15%.

Es por eso que Cristián Allendes, productor de uva de mesa de la zona central y ex presidente de Fedefruta, sostuvo que las lluvias tardías generaron pudrición en la fruta y que este año también se vieron racimos más livianos. El empresario agrícola estimó que frente a este panorama se ha perdido una proporción importante de variedades tempranas, que en algunos casos asciende hasta el 50% en la zona que comprende desde la Región Metropolitana hasta la VI Región. Además, proyectó que para la variedad Thompson, que es una de las más importantes en términos de producción para Chile, la merma podría llegar al 30% en volumen.

Repunte en el norte

Brown, de Fedefruta, agregó que para quienes están afectados esta no será una buena temporada, mientras que para los productores del norte -que se vieron muy impactados por la sequía en las últimas temporadas-, podría ser un año mejor que los anteriores, considerando que habrá precios más altos. Luis Chadwick, presidente de Agrícola San Clemente, empresa que produce uva de mesa en Ovalle y la comercializa en otros países, concuerda con que, hasta el momento, esta temporada ha sido buena para los productores del norte. Expresó que en su caso se recuperó casi el 60% de la producción de una temporada normal, luego de varios años de bajos volúmenes y complicaciones producto de la sequía que exhibió la IV Región. Sin embargo, reconoció que, a nivel nacional, en este período se van a estar viendo volúmenes históricamente bajos en número de cajas, tal vez los menores en prácticamente 10 años.

Precio y dólar alto

Los productores y exportadores coinciden en que los precios pagados por la uva chilena, principalmente en Estados Unidos, han estado buenos. Chadwick aseguró que la uva de mesa llegó al país norteamericano en un momento propicio en el que había escasez, ya que había terminado la guarda de EE.UU. Además, manifestó que el dólar alto, acompañado de buenos precios, ayudará a tener mayores retornos, al menos en el caso de los productores del norte.

En tanto, Allendes estimó que tanto el precio como la influencia del mayor tipo de cambio en los retornos van a depender de la condición en la que llegue la variedad Thompson a los mercados internacionales.

Si bien la divisa ha registrado bajas en las últimas semanas, Allendes señaló que esperan enfrentar la época de liquidaciones (junio-julio), con un dólar cercano a $700, escenario que, a su juicio, ayudaría a mitigar, al menos en parte, las mermas de producción.

341 mil toneladas de uva de mesa se han exportado hasta la fecha, lo que representa una baja de 27,4% respecto a la misma época del año pasado, según Asoex.

50% sería la merma de producción de variedades tempranas de uva de mesa en algunos casos en la zona centro.

Fuente: Portal del Campo