Comparte

El jueves recién pasado, el Brexit demostró ser una salida definitiva. La mayoría de la población británica escogió salir de la UE en un referéndum. La campaña por el leave (la salida) logró un 51,9 por ciento de los votos en el referéndum. Más de 17,4 millones de personas votaron a favor del Brexit.

El resultado ha provocado mucha inquietud en los mercados financieros. Por ejemplo, la libra esterlina sufrió una caída pronunciada y alcanzó su valor más bajo en treinta años, pero se recuperó durante el transcurso de la mañana.

Lo que resulta interesante en el desglose regional es que Boston y South Holland han sido las regiones donde más apoyos ha logrado el Brexit, pero son unas de las principales regiones productoras de Inglaterra. Sin embargo, todas las regiones de Escocia votaron por la permanencia, lo que, a su vez, podría conducir a un acuerdo por separado con la UE o, en última instancia, a un segundo referéndum por la independencia.

Los agentes del sector del Reino Unido se han mostrado reacios ha comentar el resultado y las posibles consecuencias del referéndum, pero el sentimiento general parece haber sido la sorpresa y la incredulidad ante el voto positivo de la población para el abandono de la UE.

Nigel Jenney, de Fresh Produce Consortium:

FPC reconoce que la decisión tomada por los políticos británicos en cuanto a la consulta sobre si abandonar la Unión Europea tendrá varias consecuencias para el futuro del sector de las frutas y hortalizas frescas, y de las flores cortadas del Reino Unido.

Hemos solicitado reuniones con los principales departamentos de gobierno y agencias del Reino Unido en el futuro próximo para debatir la posición provisional y para asesorar a nuestros miembros lo máximo posible en los siguientes campos:

• Aranceles

• Contrato de trabajadores extranjeros

• Regulaciones en cuanto a seguridad alimentaria, fitosanidad, estándares de comercialización, medioambiente

• Financiación de la UE y PAC

• Acceso alternativo al mercado único de la UE

• Tratados comerciales internacionales

• Investigación y desarrollo

«La transición hacia la salida de la UE llevará algún tiempo, posiblemente dos años, y, por tanto, es probable que no se produzcan cambios inmediatos en los requisitos normativos de importación y exportación. Se requerirá una cantidad considerable de trabajo para desarrollar los nuevos acuerdos comerciales del Reino Unido y FPC participará en este proceso con efecto inmediato para ejercer presión para lograr la posición comercial más ventajosa para nuestros miembros».

Peter Davis, de Davis Worldwide:

«Despertarse y descubrir que estábamos fuera fue un shock para todos nosotros. El mercado reaccionó con una caída del 10% de la libra esterlina, pero desde entonces se ha recuperado un poco. Los mercados están sumidos en el caos y nadie sabe lo que hacer. Muchos de nuestros proveedores nos han dicho que ya no nos sirven en libras esterlinas, otros nos han dicho que van a salir del mercado del Reino Unido durante un tiempo hasta que las cosas se calmen.

Quienes no hayan comprado divisas a precio prefijado, son los que más perderán».

«A largo plazo, se requerirán certificados fitosanitarios y documentos de movilidad para las mercancías en los intercambios con Europa, y el sistema intraestatal desaparecerá, por lo que todavía hay que negociar cómo funcionará el IVA entre fronteras». Y añade: «¿Y qué hay de la PAC? Muchos agricultores me han estado llamando paa preguntar lo que ocurrirá con las rebajas y las subvenciones que reciben actualmente de la UE».

«Por descontado, se instalarán controles fronterizos en los puertos, y las mercancías y los camiones tendrán que someterse a estos controles, en especial las frutas y hortalizas frescas, que podrían verse sujetas a diversas estipulaciones aduaneras. También tendremos mayores retrasos en los puertos, ya que el despacho de aduanas será más lento y se requerirá el regreso de los transitaires en los puertos para despachar los productos de la UE, y para la exportación necesitaremos mucho más trabajo para que lograr el papeleo preciso para el movimiento de mercancías en la UE».

«Creo que Rusia se convertirá en un agente importante en el Reino Unido en el futuro y se nos abrirán sus puertas enseguida».

Davis Worldwide cuenta con una oficina en Holanda y Peter señala que, sin duda, aumentarán los trámites burocráticos. «Sin embargo, vemos el mismo mercado que antes, lo que significa que entrarán en vigor nuevos protocolos, pero estamos seguros de que podremos trabajar sin problemas con las nuevas condiciones. No obstante, es posible que necesitemos más técnicos para el papeleo adicional».

Importador/exportador, Irlanda del Norte

«La verdad es que nadie se esperaba este resultado y estamos sorprendidos. Yo voté por la salida, pero estoy satisfecho con el resultado. La UE va en la dirección equivocada, pero también hay muchos aspectos positivos. Gran Bretaña se llama así por un motivo, podemos ser una nación fuerte».

«Para nosotros se presentarán enormes problemas porque tenemos muchas cuentas pendientes en euros, nos estamos reuniendo para ver qué hay que hacer, pero la mayor preocupación es el valor de la libra, ya que nosotros comerciamos con la UE y con Estados Unidos. No obstante, estamos acostumbrados a lidiar con estos desafíos».

En cuanto a los procedimientos de aduanas, señala que se trata de una cuestión interesante, pero las cosas han avanzado y con la tecnología de la que disponemos en la actualidad los tiempos de espera no serán como los de antes, cuando había que esperar horas en la frontera hasta solucionar los trámites burocráticos. La compañía también contrata a mucha mano de obra extranjera que lleva en el país muchos años y está asentada en Irlanda del Norte. Se comprende la situación, pero la situación podría ser distinta en el norte de Inglaterra, aunque los problemas no solo afectan a los ciudadanos de la UE, no cree que cambie la libre circulación de personas.

«Será interesante ver qué pasa tanto a largo como a corto plazo».

Otras personas del sector no creen que cambie mucho, pues Reino Unido seguirá siendo un país importador y necesita mano de obra extranjera para las diferentes cosechas. Un importador indica: «Nos queda mucho para ser autosuficientes. Los beneficios de estar en la UE es que tenemos la libra, pero ahora eso se convertirá en una desventaja. Una inmensa parte de la población votó por el tema de la inmigración, pero se trataba de mucho más que eso y las consecuencias serán significativas».

La organización española FEPEX asegura que el brexit no debería afectar al intercambio comercial hortofrutícola. «ahora mismo, la mayor preocupación es cómo afectará a las exportaciones la evolución de la tasa de cambio entre la libra y el euro».

Reacciones de los comerciantes holandeses

Gert Mulder, de GroentenFruit Huis:

Lamentamos el brexit, pero esperamos que las relaciones comerciales entre ambos países, que han sido muy cuidadas en los últimos años, no se vean resentidas. Los mercados holandés y británico tienen un fuerte vínculo desde hace años. El Reino Unido es el segundo mercado de exportación de Países Bajos. Hay mucha confianza mutua en los lazos comerciales entre ambas naciones. La decisión tiene que ver con la influencia de Bruselas. Esperemos que todo lo referente a las relaciones comerciales, de las cuales hemos cuidado bien, se queden como están.

Marcel Paul, gerente comercial de QPI:

No me esperaba este resultado. He hablado con muchas personas del Reino Unido, pero ninguna estaba a favor de salir. Lo que me sorprende es que apenas se haya mencionado ningún argumento real durante la campaña, ha sido algo puramente de sentimiento. La campaña no tenía nada que ver con la economía ni con las cosas que de verdad importan.

No temo para nada las consecuencias. A corto plazo no cambiará nada. Los precios de mercado son los mismos para todo el mundo ahora. La libra fluctúa y ahora se diferencia sustancialmente del dólar, pero el euro también se ha devaluado. Cuando fundamos QPI hace dieciocho años, compramos tomates holandeses en una subasta en florines y los vendimos en el Reino Unido en libras, lo cual tenía más variables que ahora. Todo lo que tenemos ha sido protegido, solo los exportadores que todavía no lo han hecho tiene problemas.

Además, se tardará al menos dos años en concluir las negociaciones, pero incluso después no espero diferencias en el sector exportador de frutas y hortalizas frescas a Reino Unido. Más de la mitad de los alimentos se importan, y esa necesidad seguirá existiendo. Por eso tampoco espero impuestos a la importación, como los que tiene Noruega. Tenemos buena relación con diversos clientes y una compañía matriz en Reino Unido. Si la exportación se complica mucho, nuestra compañía solo tendrá beneficios. En cuanto a las consecuencias a largo plazo, si la UE mantiene las sanciones contra Rusia, podrían ser que Reino Unido recibiera permiso para exportar. En Reino Unido cultivamos algunas frutas y hortalizas, lo cual podría representar incluso ciertas oportunidades para nosotros.

Marcel van Bruggen, gerente de transporte en ABC Logistics:

Para mí, el resultado fue una sorpresa. No me lo esperaba y tenía la esperanza de que no se produjera el brexit. Nosotros, ABC Logistics, estamos especializados en el transporte desde el continente a las islas británicas y, sin duda, notaremos las consecuencias. En un principio, espero una reducción de los volúmenes. La actividad comercial se detendrá un poco al principio, pero se reanimará de nuevo. Aunque llevará más tiempo y, durante ese periodo, perderemos un país importante. Para nosotros es muy importante que la UE alcance un acuerdo cuanto antes y, sobre la salida, que se fije un tratado de libre comercio decente para evitar alborotos en las fronteras.

Yves de Vinck, director general de Digocel/Begro/Westfro

El brexit ha sido una sorpresa total para nosotros, dado que las encuestas mostraban un resultado diferente la semana pasada. No solo para nosotros, sino para todo el sector del ultracongelado, el Reino Unido es un mercado importante.

El valor de la libra, naturalmente, podría perjudicarnos como compañías de exportación, lo cual podría ralentizar nuestras exportaciones en general con todas las consecuencias conocidas. Sin embargo, ahora mismo no deberíamos mostrarnos pesimistas, porque nosotros no vendemos productos financieros, sino alimentos, algo de lo que los británicos no pueden prescindir de la noche a la mañana. Por lo tanto, deberíamos confiar en la calidad de nuestras hortalizas y la confianza que depositan en nosotros nuestros compradores. En cualquier caso, creo que la magnitud del impacto no se mostrará con claridad hasta pasados unos meses. A largo plazo, la situación podría cambiar, porque se trata de cómo de fuerte es Europa.

Line van Hoecke, gerente de PS Europe:

¿Qué si nos lo esperábamos? Habíamos escuchado la opinión de muchos de nuestros contactos en las últimas semanas, y la división era equitativa. Ahora tenemos que esperar a conocer la fórmula de salida que se decidirá entre la Ue y el Reino Unido.No creemos que cambien muchas cosas a corto plazo en cuanto al comercio, pero tendremos que esperar a ver cómo se regulan la importación y la exportación de frutas y hortalizas cuando la salida sea efectiva. Lo que sí que es cierto es que el Reino Unido seguirá necesitando los productos de la UE. PS Europe, evidentemente, aceptará el reto de continuar sirviendo a sus clientes, y de que el servicio no sufra cambios.

Jurgen Duthoo, comercial de Bart’s Potato Company:

Como compañía, ya hace bastantes meses que teníamos el brexit en mente, así que tomamos algunas precauciones, como solo facturar a nuestros clientes de Reino Unido en euros. Con este resultado del referéndum, no parece sabio aceptar libras, al menos no en el corto plazo. En el futuro, tendremos que esperar a ver cuáles son los tratados que se firman entre la UE y Reino Unido, y qué consecuencias tendrán sobre el comercio de patatas entre ambos bloques.

Arthur van Dijk, de TLN:

Tras la decisión del brexit, los gobiernos deben empezar a negociar lo antes posible para limitar las posibles consecuencias negativas sobre el comercio y el transporte. Yo pido a Gran Bretaña que llegue a acuerdos con la UE lo antes posible, que libere de la incertidumbre a las compañías y a los consumidores cuanto antes. Teniendo en cuenta los desarrollos políticos en los países europeos, yo también creo que eso se presenta como una clara señal para los políticos de todos los Estados miembros. Europa debe volver a volcarse sobre sus ciudadanos. No podemos sobrevivir sin una Unión Europea en óptimo funcionamiento. Tras el brexit, Reino Unido tendrá que negociar tratados comerciales con la UE y un gran número de países individuales. Independientemente del tiempo y la energía que ello requiera, este proceso incrementa la incertidumbre para las compañías. Además, la cuestión es qué significará el brexit para la estabilidad de Europa.

Fuente: SimFruit

Últimas Noticias