pastandoSe trata del Programa de Bienestar Animal, impulsado por el Consorcio Lechero.

Mejorar el confort y disminuir enfermedades que afectan a las vacas lecheras, son las principales metas que persigue el Programa de Bienestar Animal que impulsa el Consorcio Lechero, cuyos resultados fueron presentados en Puerto Varas.

Durante un seminario, al que asistió el subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier, se demostró el impacto positivo al usar herramientas de manejo y prevención de enfermedades en el rebaño, para aumentar la producción y la longevidad de las vacas.

“Hay enfermedades, como la cojera, que pueden afectar en un 20 % a la producción;en salud mamaria, puedes tener otro 20 % de pérdidas. Animales en situación de estrés, por espacio, ruidos en la sala (de ordeña) a los que no están acostumbrados, van mermando en otro porcentaje de su productividad. Al final del día, la salud y la confortabilidad, radican en dos aspectos: mayor producción de leche y en un animal que vive más años. Una vaca sana produce más y por más años”, resumió Sebastián Ganderats, gerente general de esa agrupación.

Destacó que el programa se ejecuta “de cara a los consumidores, que van a la góndola del supermercado y toman un producto. Al hacerlo, están tirando de toda una cadena. Hoy hablamos de vacas que producen leche, pero es el consumidor el que las está seleccionado a través de su preferencia”.

Mientras que el subsecretario Ternicier puso énfasis en el buen trato del ganado. “En el caso de la producción de carne, un animal que ha sido golpeado en su cadena productiva, que ha sido sacrificado con métodos cruentos, va a significar carnes de baja calidad para los consumidores. Esto tiene gran importancia desde el punto de vista de los sistemas productivos”, afirmó.

Argumentó que cuando un animal es sano “puede expresar todo su potencial de productividad”.

Ternicier dijo que en el caso de la lechería este concepto es más trascendente. “Es un sector que está viéndose afectado por la baja de precios internacionales. Hoy más que nunca necesitamos hacernos más eficientes, bajar los costos de producción para que podamos marginar lo más posible ante este escenario restrictivo de precios. Bienestar animal contribuye a ello”, manifestó.

Afirmó que existe amplia investigación internacional, que permite orientar hacia los correctos manejos de los sistemas productivos. Mencionó que hoy se consideran dos aspectos: respeto a los derechos y a la naturaleza del ser vivo, que tienen los animales dedicados a la producción.

La otra visión está en la última fase de las cadenas productivas. “Este producto final tiene que tener ciertos atributos, que son los que hoy demandan los mercados: que sean sanos, de calidad y que hayan sido producidos de forma correcta”.

Mientras que Dieter Uslar, presidente del Consorcio Lechero, coincidió en que “el buen trato y manejo correcto de los animales, además de ser bien valorado por los consumidores, se traduce en mayor productividad lechera, tanto en cantidad como en calidad”.

Por todo aquello, resaltó, “el bienestar animal seguirá siendo parte de las prioridades de trabajo del Consorcio”.

En tanto que Ganderats explicó que mediante este programa buscan instalar el tema en quienes trabajan en el sector, con la colaboración de la academia y del Gobierno.

El proyecto que impulsó el Consorcio Lechero tuvo el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), además de diferentes universidades del país.

Fuente: Consorcio Lechero