File 20211029115449
Comparte

Los miembros de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) no aprobaron las tres propuestas que buscaban resguardar casi 4 millones de km2 del océano de la Antártica.

La 40a reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, por sus siglas en inglés) culminó este viernes sin llegar, por quinto año consecutivo, a un acuerdo sobre la creación de un Área Marina Protegida (AMP) que resguarde la Antártica en tres zonas a gran escala: Antártica Oriental, Península Antártica y el Mar de Weddell.

La votación, que se hizo de manera virtual y contó con el rechazo de países como Rusia y China, desató la ira de científicos y activistas, que remarcaron la necesidad de proteger el continente y su vida marina ante las devastadoras consecuencias de la crisis climática.

"Estamos extremadamente decepcionados por ser testigos, una vez más, de cómo se pierde esta oportunidad de asegurar lo que podría haber sido el acto único más grande de protección oceánica en la historia, por medio del establecimiento de tres AMPs vitales en la Antártica. El planeta y las valiosas aguas de la Antártica no pueden darse el lujo de un año más de falta de acción", dijo Claire Christian, directora ejecutiva de la Coalición para la Antártida y el Océano Austral (ASOC).

Para los expertos y agrupaciones protectoras de la Antártica, este resultado pone en riesgo la credibilidad internacional de la CCAMLR, a pesar del fuerte apoyo de muchos países miembros. "Mientras las naciones alrededor del mundo hacen fuertes compromisos para responder a la crisis climática y conservar nuestro océano, la CCAMLR sigue quedándose atrás.

En años anteriores, los miembros de la CCAMLR dejaron a un lado sus diferencias para colaborar y lograr resultados de conservación innovadores. Ahora, vemos continuas demoras que afectarán la salud del Océano Austral. El mundo está mirando, es hora de dar un paso al frente y honrar los compromisos para conservar la Antártida para el futuro", afirmó Emily Grilly, Gerente de Conservación Antártica de WWF.

"A solo días de la COP climática en Glasgow, el fracaso de la reunión de la Comisión del Océano Antártico para proteger lo último que queda de naturaleza en la Tierra es un triste recordatorio de cómo la falta de acción de los gobiernos nos ha llevado hacia la crisis climática y de la naturaleza. Si los gobiernos creen que se pueden salir con la suya con promesas vacías y pérdida de tiempo, están equivocados. Las personas alrededor del mundo esperan una acción para proteger por lo menos un tercio del océano del planeta para el año 2030, y juntos nos aseguraremos de que los gobiernos se hagan responsables. El tiempo se acabó, los líderes mundiales deben designar los santuarios oceánicos antárticos" dijo por su parte Laura Meller, asesora de política oceánica en Greenpeace Nordic.

En total se discutieron tres propuestas para la creación de nuevas AMPs en el Océano Austral. Dos de ellas propuestas por la Unión Europea y sus estados miembros, junto con Australia, Noruega, Uruguay, Estados Unidos, Reino Unido, Nueva Zelanda, India, Corea del Sur y Ucrania que abarcan la Antártica Oriental con 0,95 millones de km2 y el Mar de Weddell (2,18 millones de km2); y la iniciativa de Argentina y Chile sobre la protección de Península Antártica, que comprende cerca de 0,65 millones de km2.

La protección de estas tres grandes áreas resguardaría casi 4 millones de km2 del océano de la Antártica. Eso es casi el tamaño de la Unión Europea y representa el 1% del océano mundial.

Por otro lado, los miembros de la CCAMLR acordaron extender la Medida de Conservación (MC) 51-07, la cual expande el límite de la captura provisoria de krill hacia unidades de gestión más pequeñas, disminuyendo el impacto de la pesca concentrada de krill sobre los depredadores que dependen de esta especie. En el año 2016, la medida se renovó por cinco años, con el mandato de que la CCAMLR la actualizara o reemplazara para fines de la temporada de pesca 20/21.

La Comisión para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos se estableció en 1982 bajo el Sistema del Tratado Antártico para preservar la biodiversidad en el Océano Austral. Se trata de una organización que se basa en el consenso, formada por 26 miembros, incluidos Chile, Argentina y Brasil.

El mandato de la CCAMLR incluye la gestión de pesca basada en el método del ecosistema, la protección de la naturaleza antártica y la creación de vastas áreas marinas protegidas que permitan al océano aumentar la resiliencia a la crisis climática.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Internacional/2021/10/29/1036859/antartica-rechazo-areas-protegidas.html

Últimas Noticias