En conversación con El Agro, el dirigente señaló que la industria se ha visto afectada igual que todo el agro, temas del agua, logística, etc., pero la semilla tiene capacidad y obligación de ser resiliente porque son el primer eslabón de la cadena.

Y que la situación del agua ha condicionado a desplazarse las producciones hacia el sur, y a hacerla sustentables. La reciente lluvia les da una luz de esperanza ya que ha regalado un superhabit de 30%.

Las semillas partieron por el norte en Arica y Parinacota, fundamentalmente para investigación y desarrollo, y luego zona central y hasta Los Lagos.

El trigo

Es de los temas más relevantes. Chile importa entre un 40 y 50 % de trigo anualmente, en el caso del maíz, las necesidades son mayor aún, llegando al 75%. Eso significa que impacto interno en precios es grande.

Exportaciones

La industria semillera siempre ha tenido mucha notoriedad porque lo que exporta está entre los 3 sectores agroexportadores más grandes: somos el tercer exportador de semillas del hemisferio sur y el octavo, a nivel mundial, pero tengo que decir, que es muy importante el abastecimiento interno que también realizamos. Queda parte de la producción acá, en la Araucanía por ejemplo, son grandes productores de semillas de cereales que quedan acá, igual la zona de Los Lagos, con respecto a la producción de semillas de papas.

Mercado Mundial

Existe nicho de producción en contra estación, y por lo tanto tenemos gran demanda. En los últimos 5 años se ha mantenido relativamente estable. Llegamos a exportar en los últimos 3 años alrededor de 350 millones de dólares con exportaciones muy estables en las hortalizas. Pero hoy la especie que más se exporta es el maíz.

Mercado interno

La superficie de producción no ha aumentado, sino que disminuido. En cultivos anuales la producción en los 80 estaba cercana al millón de há, en cambio ahora estamos con alrededor de 600 mil há., disminuido por diversos motivos, entre las razones, por la fruticultura y plantaciones forestales que han crecido.

Convención Constitucional

Es un hito histórico en cuanto a lo que pueda pasar y hemos estado trabajando hace meses con la convención. Estamos más que preocupados. Hay 4 elementos básicos que nos causan mucha preocupación en nuestro sector:

  1. El rol activo que ciertas normas le están asignando al Estado, muy protagónico, quitándole ese rol a la iniciativa privada.
  2. El texto debiera ser unitario, y en el caso de la agricultura se están haciendo divisiones dependiendo de a qué etnia pertenece el agricultor. Es un profundo desconocimiento de la ruralidad en Chile y puede tener impacto nocivo en producción alimentaria.
  3. Soberanía alimentaria con autosuficiencia y sin considerar mercados internacionales. Además, se reduce a ciertos sectores solamente utilizando únicamente semillas ancestrales. No estamos en contra, nuestro concepto es la coexistencia, sin excluir a nadie. El concepto que debiera acuñarse es el de seguridad alimentaria.
  4. Eliminación de investigación en Chile y desarrollo de nuevas variedades vegetales y frutícolas.

Autoridades

Hemos seguido la convención, y tenemos esperanza y fe en que todo el trabajo que hemos hecho sea considerado por el pleno.

Hemos sostenido más e 60 reuniones con convencionales y ha sido la mejor manera de poder explicarles las implicancias de estas normas en la agricultura.

Esperamos que exista toma de conciencia de que la agricultura es actividad sumamente importante para el país, muchas normas están tremendamente alejadas de la realidad de ala agricultura.

Megasequía

No nos podemos engañar tenemos que pensar que estamos frente a una megasequía. Tenemos desafíos y oportunidades: debemos tecnificar el riego en la agricultura.